Cómo curar el hipo

Evite los errores más comunes a la hora de olvidarse de esta afección.

Publicado por Selecciones


El hipo ha sido parte de la literatura médica desde los tiempos de Hipócrates (siglo IV a. C.). En todos esos años, los médicos no han descubierto exactamente qué es lo que lo provoca. Por supuesto, no se han hecho muchos estudios serios al respecto porque este aparece repentinamente y suele ser muy breve, lo que dificulta su observación.

Prevéngalo: baje la velocidad
Lo único que podría hacer para evitarlo es tratar de no comer o beber demasiado rápido. Por lo visto, el hipo benigno y que desaparece por sí solo, a diferencia del persistente o “intratable”, puede ser detonado por comer demasiado o tomar bebidas carbonatadas y alcohólicas. Esto provoca una distensión en el tracto digestivo, que activa las ramas gástricas del nervio vago o estimula directamente el diafragma, lo que causa espasmos. El cambio repentino en la temperatura corporal o un alto nivel de estrés también podrían detonarlo.

Cuando los movimientos del músculo pierden el ritmo, grandes bocanadas de aire llenan rápidamente los pulmones y la garganta se cierra. El “¡hip!” es causado por una ráfaga de aire cuando las cuerdas vocales se cierran de golpe.

¿Qué remedios caseros podrían servir?

Hay infinidad de remedios caseros de eficacia variable para eliminar esta molestia. El médico Charles Mayo, uno de los fundadores de la Clínica Mayo, dijo: “No existe enfermedad que haya tenido más tratamientos y menos resultados que el hipo persistente”. Los siguientes tienen al menos un poco de verosimilitud científica y probabilidad de funcionar:

■ Respirar en una bolsa de papel hace que el hiposo absorba más dióxido de carbono, que ayuda a regular la respiración. Pero hágalo con precaución porque podría marearse. Y nunca lo intente con una bolsa de plástico. Si no tiene bolsa de papel, solo aguante la respiración.

■ Beber agua del lado opuesto del vaso hace que el cuello se extienda y estimula el nervio vago en el cerebro, lo que ayuda a pasar la respiración.

■ Si no le importa verse un poco ridículo, métase un dedo en cada oreja. Esto estimula el nervio vago, que va del cerebro al abdomen y controla el movimiento convulsivo.

■ Pase un hisopo de algodón suavemente por su paladar. El cosquilleo detiene el espasmo que provoca el hipo.

Los expertos médicos dicen que estos tratamientos podrían funcionar… o tal vez solo lo distraigan hasta que su diafragma vuelva por sí mismo a su ritmo normal.

 

¿Una cura auténtica? Hace poco, una estudiante de 13 años, de Connecticut, presentó un registro de patente para producir una línea de paletas que curan el hipo llamada Hiccupops. Basó el concepto en su proyecto para la feria de ciencias. Si no quiere esperar a que abra su empresa, haga una mezcla casera: revuelva vinagre de sidra de manzana y azúcar. Se dice que la preparación sobreestimula los nervios que causan el reflejo de hipo y una cucharadita basta para curarse.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

1 COMENTARIOS

eeee comentó hace 7 meses

Hey I am for the first time here. I came across this blog and I find It really useful & it helped me out much. I hope to give something back and aid others like you helped me. I think this is engaging and eye-opening material. Thank you so much for caring about your content and your readers. Visit : https://


Palabras Relacionadas

prevencion salud