Hepatitis: ¿quién corre riesgo?

Lo que necesita saber sobre este padecimiento.

Publicado por Samantha Rideout


La hepatitis (inflamación del hígado) vírica se identifica con distintas letras según qué virus la cause. Es contagiosa y los síntomas incluyen cansancio, náuseas, fiebre, dolor de estómago y ojos amarillentos. Los casos más graves terminan en cirrosis, cáncer o requieren un trasplante.

Por suerte, la posibilidad de contagiarse es muy baja. La variante A (se transmite a través de agua o alimentos contaminados con heces) va y viene en pequeños brotes, mientras que la D (complicación de la B) y la E (atribuible al agua sucia) son raras en los países desarrollados. Los tipos B y C son los más frecuentes: afectan al 0.7 y 1 por ciento de los habitantes de América, respectivamente.

La hepatitis B se encuentra en la sangre y en los fluidos vaginales y seminales, así que corre más riesgo de contraerla si tiene relaciones sexuales sin preservativo con varias parejas, usa drogas inyectables o cepillos dentales, navajas de afeitar o corta-uñas de alguien infectado.

Si se contagia de hepatitis B en la adultez, la probabilidad de que su sistema inmunitario elimine el virus sin tratamiento es del 95 por ciento. No obstante, los niños que la contraen durante el parto suelen ser portadores de por vida. Esta cepa puede ser asintomática hasta que aparecen las complicaciones, lo que le sucede al 25 por ciento de los enfermos. Por eso, las autoridades sanitarias alrededor del mundo sugieren vacunar a los niños y adultos en riesgo si aún no lo han hecho.

La hepatitis C se transmite a través de la sangre. Puede adquirirse si se usan drogas intravenosas o artículos de higiene personal de contagiados, o en caso de haber recibido transfusiones de sangre antes de 1990, cuando apareció la tecnología de análisis sanguíneo. Aún no hay una vacuna contra la hepatitis C, aunque no suele haber síntomas hasta que el hígado tiene daño severo. La probabilidad de eliminar el virus sin tratamiento es del 25 por ciento; pero existen fármacos con efectividad de 90 a 97 por ciento, comenta Helena Cortez-Pinto, médica experta en salud hepática de la United European Gastroenterology.

“La Organización Mundial de la Salud se ha propuesto erradicar la amenaza que representan las variantes B y C a la salud pública para 2030”, señala Cortez-Pinto. Con la ayuda de las vacunas, tratamientos y campañas de concientización, la meta es realista.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios. Sé el primero

Palabras Relacionadas

bienestar enfermedades salud Saludable