9 consejos para un jardín ecológico

 

Tener un jardín hermoso y cuidar de la naturaleza al mismo tiempo no es tan fácil. Pero con estas ingeniosas ideas podrás crear en tu hogar un pequeño edén ecológico, y también ahorrarás dinero.

 

Publicado por Por Rachel Liska, extraído de Birds & blooms. Foto principal: Alan McPhail / Getty Images.


1) DEJÁ CRECER UN POCO MÁS EL PASTO

Cortá el pasto con menos frecuencia para que crezca algunos centímetros más de lo habitual; así soportarás mejor las inclemencias del tiempo porque las raíces serán más profundas y el pasto más grueso. Habrá menos plagas y enfermedades que combatir, y menor necesidad de utilizar insecticidas y otros productos químicos.

 

(Foto: Salyasin / Pixabay)

 

2) CULTIVÁ PLANTAS NATIVAS

Las especies endémicas están habituadas a las condiciones de clima y suelo de la zona, y en cuanto echan raíces, por lo general necesitan menos agua y son menos vulnerables a las enfermedades y las plagas. Acudí a un vivero local y preguntá por las variedades que se adaptan mejor a la región donde vivís.

 

3) REGÁ LAS PLANTAS A LA HORA CORRECTA

Hacelo antes de las 10 de la mañana, cuando el aire está fresco y el agua se evapora menos. Otro buen momento para regar es al caer la tarde, para que las hojas alcancen a secarse antes de que llegue la humedad de la noche (y las enfermedades fúngicas). Regá las plantas cerca de la base, no desde arriba. Lo mejor es usar mangueras exudantes porque llevan el agua poco a poco a las raíces. En cuanto al pasto, debés regarlo por más tiempo y a profundidad.

 

(Foto: Jill111 / Pixabay)

 

4) APRENDÉ A HACER COMPOST

El compost se ha ganado con esfuerzo su buena fama: permite aprovechar los desperdicios de cocina, nutre el suelo, reduce el uso de fertilizantes químicos, optimiza la retención de agua y mejora la permeabilidad y la textura de la tierra. Para hacerla, podés utilizar restos de verduras y frutas, bolsitas de té, granos de café, cáscaras de huevo, papel de diario triturado, hojas secas y el pasto cortado del jardín.

 

5) UTILIZÁ LOS ESPACIOS CON EFICIENCIA

Elegí un rincón del jardín y sustituí el pasto con algún elemento que requiera menos agua: una cama de plantas de ornato nativas; mantillo para fijar los juegos de los niños; un jardincito lleno de helechos rizados (perfecto para una zona que recibe mucha sombra) o un espacio para captar agua de lluvia (ideal para una zona baja que tienda a encharcarse). ¿Vivís en una región semidesértica? Colocá cactus y piedras para usar el agua de modo eficiente.

 

(Foto: AxxLC / Pixabay)

 

6) EN OTOÑO, NUTRÍ EL SUELO CON HOJAS

Olvidate de los rastrillos, los sopladores de hojas secas y las bolsas de plástico. Es mejor dejar las hojas caídas en el suelo, sin que lo cubran por completo, y cortarlas en pedacitos con una trituradora de pasto o con una aspiradora de hojas que tenga esta función. Te ahorrarás el dolor de espalda, y los restos orgánicos nutrirán el suelo al descomponerse. Triturá las hojas secas cuando empiece a salir el pasto.

 

7) AHORRÁ CON LÁMPARAS SOLARES

Tu jardín puede lucir tan bonito de noche como de día. Hay lámparas solares y luminarias empotrables para senderos de distintos tamaños e incluso colores. Sin duda encontrarás las adecuadas para tu jardín. No requieren cables ni extensiones, así que podrás colocarlas en cualquier rincón soleado.

 

(Foto: Nick Rivers / Pixabay)

 

8) CONSENTÍ A LOS POLINIZADORES

Se calcula que las abejas, las mariposas y los colibrís polinizan 75 % de las plantas que dan flores, y alrededor de 75 % de las especies cultivadas que se destinan al consumo humano. Cada vez hay más pruebas de que muchos de estos polinizadores esenciales están desapareciendo. Creá un jardín con plantas que florezcan en distintos períodos a lo largo del año; serán fuente de néctar y polen para los insectos y las aves durante esos meses. De ser posible, adquerí especies endémicas que den flores de colores y formas diferentes.

 

9) COMPRÁ MUEBLES DE JARDÍN DE MANUFACTURA

Cuando te dispongas a adquirir mesas o bancos de madera, asegurate de que sean de fábricas que utilicen insumos provenientes de bosques renovables. La acacia, un árbol de madera noble que aún abunda y está clasificado como especie invasora en muchas regiones, constituye una buena opción. Sucede lo mismo con la teca, que suele provenir de plantíos incluidos en programas de preservación de largo plazo. Si preferís los muebles de plástico o de aluminio, optá por los que estén hechos con materiales reciclados.

 

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios. Sé el primero

Palabras Relacionadas

ecología Jardín Plantas vida saludable