¿Cómo mantener activo el cerebro?

Si te sentís un poco olvidadizo en las últimas semanas, te cuesta encontrar las palabras exactas para expresarte y sentís que la mente te está fallando, entonces esta guía es para vos.

Publicado por Patricia Marx, extraído de Let´s Be Less Stupid. Foto principal: maxsattana / Shutterstock)


Mi mente ya no es tan ágil como antes. A veces, cuando busco mis lentes sin percatarme de que los tengo puestos, pienso: ¡Ay Dios, voy volando hacia el Alzheimer! Quizá mi cerebro está tan lleno de sapiencia acumulada —de qué número calzaba mi ex marido, los nombres de los hijos de Angelina Jolie, las calorías que contiene el parmesano—, que el contenido está estancado, por no decir que ya casi no queda espacio para nada más.

 

Por si no lo notaste, tu cerebro, que según los expertos alcanza su apogeo funcional a los 22 años, ha ido declinando poco a poco desde que tenías unos 27. ¿Cómo podrías volverlo a ser lo que era antes de que sus tuercas, tornillos y alambres empezaran a oxidarse y presentaran retrasos y fallas palpables?

 

Muchos científicos creen que la masa de sesos que tenemos puede entrenarse.

 

Si fuera así, podríamos llegar a tener un cerebro vigoroso y fuerte realizando simplemente unos cuantos ejercicios mentales, como resolver crucigramas. Pero Álvaro Fernández, director ejecutivo de SharpBrains, firma de investigación de mercados interesada en la salud mental, dice: “Una vez que resolviste cientos o miles de crucigramas, el beneficio tiende a ser mínimo porque la tarea se vuelve una rutina fácil más, tal vez un poco más estimulante y trabajosa que ver televisión, pero no tanto como para aportar algún otro beneficio que volverse un experto en crucigramas”. Si ya poseés el conocimiento suficiente para saber que el alca común es un ave marina buceadora, es hora de que aprendas el lenguaje de señas o a tocar un instrumento.

 

La clave para mantener la mente ágil, dice Fernández, es desafiarla todo el tiempo con actividades novedosas, como las pruebas que aquí presentamos.

 

(Foto: Sergey Nivens / Shutterstock)

 

Hacé que tu mente trabaje

 

Las 17 tareas y actividades de la lista de abajo al parecer sirven para reactivar las neuronas. Extraje algunas de ellas de libros y sitios web, y otras las inventé. ¿Podrías identificar cuáles son ciertas y cuáles falsas?

 

1. Escribir de derecha a izquierda con la mano no dominante.

2. Reubicar los muebles de la casa.

3. Hacer la cama poniendo la sábana ajustable encima y la otra debajo.

4. No pisar las rayas de las veredas en un día entero.

5. Ingresar a una secta y luego darle al líder 13 razones para salirse de ella.

6. Hacer listas de pendientes.

7. Pasar un día entero haciendo las cosas a medio ritmo.

8. Preparar una tarta de ananá con la base hacia arriba.

9. Llevar un diario.

10. Evitar leer diarios o sitios web de noticias durante una semana.

11. Tomar complementos de ginkgo biloba.

12. Evitar tomar ginkgo biloba.

13. Ir a una cena de etiqueta vestido con alguna prenda informal.

14. Consumir sustancias antioxidantes todos los días.

15. Eliminar toxinas haciendo gárgaras con jugo de ciruela.

16. Presentar la demanda de divorcio.

17. Cuestionar todo. Preguntar por qué incesantemente.

 

RESPUESTAS:

1. cierta, 2 cierta, 3 falsa, 4 falsa, 5 falsa, 6 cierta, 7 cierta, 8 falsa, 9 cierta, 10 falsa, 11 cierta, 12 falsa, 13 falsa, 14 cierta, 15 falsa, 16 falsa, 17 cierta.

 

(Foto: Ollyy / Shutterstock)

 

¡No te olvides de hacer esta prueba!

 

Los estudios muestran que todo tipo de factores externos afectan la memoria de corto plazo. De cada uno de los ocho de la lista de abajo, indicá si (a) tiende a hacernos olvidar otras cosas, (b) nos ayuda a recordar, o (c) no se ha estudiado aún (y, por lo tanto, también lo inventé).

 

1. Ver caras de otras personas.

2. Oír voces gruesas.

3. Beber agua en vasos de papel.

4. Mover las manos al hablar.

5. Pasar a través de puertas.

6. Cocinar risotto.

7. Jugar con el cabello.

8. Leer tipos de letra raros.

 

Respuestas:

1. (a) Los rostros distraen. Si querés recordar algo, mirá el suelo o un punto del horizonte; o bien, pedí a todos que te dejen solo unos minutos.

2. (b) Científicos de la Universidad de Aberdeen, en Escocia, observaron que las frases pronunciadas por hombres de voz gruesa se les grababan más en la memoria a las mujeres que las que decían otros varones de voz aguda.

3. (c).

4. (b) Susan Goldin-Meadow, profesora de psicología en la Universidad de Chicago, dice que mover las manos activa la memoria funcional y puede ayudarnos a retener datos más tiempo. Ella lo demostró en un experimento en el que los sujetos tenían que explicar la solución de un problema matemático y luego recordar una lista de objetos. Los que gesticulaban con las manos mientras daban la explicación recordaron 20 % más objetos.

5. (a) Cruzar una puerta podría indicarle al cerebro que deseche la información no esencial que aprendió en la habitación anterior a fin de hacer espacio para nueva información no esencial. Cualquier dato importante (que ese cuarto está en llamas, por ejemplo) se consolida y traslada a la memoria de largo plazo. Como dijo el investigador de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, que descubrió este fenómeno, “las aperturas son malas. Evítelas siempre”.

6. (c).

7. (c).

8. (b) Un pequeño estudio indicó que los tipos de letra raros, especialmente los que son difíciles de leer, hace que nos fijemos más en el texto y prestemos más atención.

 

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios. Sé el primero

Palabras Relacionadas

cerebro ejercicio salud