¿Cómo saber si tu cuerpo necesita un cambio de dieta?

 

El cuerpo nos envía señales para avisarnos que le sobran o faltan ciertos nutrientes necesarios para cumplir mejor sus funciones, ¿pero cómo decodificarlas? En esta nota te explicamos cada señal y qué hacer al respecto.

 

Publicado por Marissa Laliberte


Señales de que te excedés en el consumo de...

 

CAFÉ: que no duermas bien por la noche quizá no te disuada de tomar mucho café, pero andar nervioso, con el pulso acelerado y somnoliento a lo largo del día son signos inequívocos de exceso de cafeína. Además, ésta y otros compuestos de la bebida, como los catecoles, pueden irritar el estómago y producir acidez y dolor.

 

QUESO: este alimento está repleto de grasa saturada, sustancia asociada con la falta de memoria. En un estudio, mujeres mayores de 65 años que consumían mucha grasa saturada tuvieron mayor pérdida de memoria a lo largo de cuatro años. La digestión de esta grasa es más lenta, lo que hace que el ácido gástrico refluya al esófago. Llevá un registro de tu consumo de queso y tus accesos de acidez para saber si hay alguna conexión. Para calmar el antojo de alimentos cremosos, sustituí el queso por puré de porotos blancos.

 

AZÚCAR: no esperes a que el dentista te lo diga; solo fijate en tus niveles de energía y estado de ánimo. Consumir mucha azúcar eleva la glucosa sanguínea, y una vez que ésta baja, puede provocarte depresión. La hipertensión es otra señal. Al comprar yogur, aderezos o cereales, escogé los que contengan poca o ninguna azúcar añadida.

 

SAL: ingerir mucha nubla la mente. En un estudio canadiense, adultos sedentarios que llevaban una dieta alta en sodio eran más propensos al deterioro cognitivo. Para consumir menos sal, elegí los alimentos frescos a los envasados; por ejemplo, preparate un sándwich con pollo cocinado en casa en vez de ponerle jamón. Y no abuses del salero: en media cucharadita hay casi 1.200 miligramos de sal, es decir, por lo menos la mitad de la ingesta máxima recomendada al día.

 

Señales de que a tu cuerpo le falta...

 

CARNE MAGRA: esto les va a interesar a los veganos y a los vegetarianos: la hinchazón de pies y tobillos indica carencia extrema de proteínas, cuya función es evitar la filtración de agua y sal al tejido circundante. La falta de vitamina B12 que se halla casi exclusivamente en los productos de origen animal, puede producir fatiga y palidez debido a la anemia, condición en la que no hay suficientes glóbulos rojos en la sangre para llevar oxígeno a todo el cuerpo. Si juraste dejar la carne, consumí más cereales enriquecidos con vitamina B12. Las recetas con legumbres son excelentes para ingerir más proteínas.

 

ACEITE DE OLIVA: si sentís cansancio o hambre todo el tiempo, quizá necesites consumir más grasas “buenas”, como las monoinsaturadas del aceite de oliva, las cuales prolongan la sensación de saciedad. ¿No lográs concentrarte? Las grasas monoinsaturadas también aumentan la producción de acetilcolina, un neurotransmisor que estimula el aprendizaje y la memoria. Además, estas grasas guardan calor y humedad. Los escalofríos constantes y la resequedad de la piel pueden indicar que tu cuerpo necesita más material aislante.

 

SALMÓN: aunque los ácidos grasos omega 3 que contiene este pescado se llevan todo el crédito, basta con consumir 85 gramos de salmón enlatado para obtener el 100 % de la ingesta diaria recomendada de vitamina D, que es difícil de hallar en otros alimentos (el cuerpo la sintetiza a partir de la luz solar, pero ésta escasea en el invierno). Los síntomas de carencia de este nutriente asustan un poco: le suda la frente aunque no se ejercite ni tenga calor, y le duelen los huesos, músculos y articulaciones. Por otro lado, un resfriado que no cede también puede indicar falta de vitamina D, que es indispensable para el sistema inmunitario y para la regeneración de los huesos.

 

LENTEJAS: ¿sufrís estreñimiento? Es posible que estés consumiendo poca fibra, la cual ayuda a regular la función intestinal y acelera el ritmo de la digestión. ¿Te aprietan los pantalones? La fibra prolonga la sensación de saciedad, que es clave para guardar la línea. Según algunos investigadores, existe un vínculo entre el bajo consumo de fibra y la diverticulitis, trastorno que produce dolor e irritación en el intestino grueso, así como distensión abdominal, diarrea, vómito y fiebre. Media taza de lentejas aporta casi el doble de fibra que una manzana.

 

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios. Sé el primero