Los 10 mejores chistes sobre los tiempos modernos

Los 10 mejores chistes sobre los tiempos modernos

La vida de hoy, con todas sus ironías, sus sinsentidos y sus maravillas nos desconcierta, nos intriga y, en ocasiones, nos sobrepasa.

guerra sexos


trabajo


mundo


Una selección de chistes sobre los tiempos modernos en el libro: "La risa, remedio infalible". ¿Qué cosas graciosas te pasan hoy en día?

Una vez, en un baño público, mi amiga Addy oyó de pronto a la mujer del sanitario de al lado preguntar:
—¿Y cómo te va?
—Bien —respondió sorprendida.
La mujer continuó:
—¿Y qué novedades tienes?
Todavía confundida, Addy dijo:
—No muchas. ¿Y tú?
La mujer golpeó la división y dijo:
—¿Me permite? Estoy hablando por teléfono.

               — MARION SPARER


Una mujer llama por teléfono a su esposo:
—Mi cielo, disculpa que te llame, pero te tengo dos noticias: una buena y una mala.
—Perdóname, cariño, pero estoy en una junta bastante complicada. Nada más dame la buena.
—El airbag de tu auto funciona perfectamente.

               — FÁBIO LUIZ CEREGATTO


Hoy en día resulta tan raro que den comida en los aviones que me sorprendió escuchar a la aeromoza cuando le preguntó al hombre que iba sentado delante de mí:
—¿Le gustaría cenar?
—¿Qué opciones hay? —respondió él.
—Sí o no —dijo ella.

               — KERVYN DIMNEY


Después de comprar un aparato reproductor de discos compactos y algunos discos para mi madre, ella se emocionó mucho pues descubrió que ya no tendría que avanzar ni retroceder las cintas ni colocar la púa en el tocadiscos.
A sabiendas de que no es precisamente muy avezada en materia de tecnología, la llamé unos días después para ver cómo le estaba yendo con el aparato.
—Bien, escuché un disco de Shania Twain esta mañana.
—¿Todo el CD? —le pregunté.
—No—me dijo—, sólo un lado.

               — COURTNEY DYER


Mi madre, maestra en el arte de hacerte sentir culpable, me mostró una foto donde aparece ella esperando cerca de un teléfono que se ve que nunca iba a sonar.
—Mamá, yo llamo todo el tiempo —le dije—. Si tuvieras un contestador, lo sabrías.
Poco tiempo después, mi hermano le instaló uno.
Cuando llamé la siguiente vez, me respondió el aparato: “Si es usted un vendedor, oprima el 1. Si es un amigo, oprima el 2. Si eres mi hija que nunca llama, marca de inmediato el 911, porque la impresión de que lo estés haciendo seguramente me provocará un ataque al corazón”.
          — SUSAN STARACE BALDUCCI


La maestra le explica a uno de sus alumnos:
—Así es, Dieguito: el teléfono se lo debemos a Alexander Graham Bell; la bombilla eléctrica, a Thomas Alva Edison; las pilas, a Alejandro Volta, y la imprenta, a Gutenberg.
—¡Ajá! —exclama Dieguito—. ¡Ahora sé por qué tenemos tanta deuda externa!

               — ALBANO GARCÍA


Los niños necesitan computadoras cada vez más veloces en el salón de clases.
Impaciente por entregar su examen final, un inquieto alumno hacía clic repetidamente en el icono de “imprimir”. Un rato después, de la impresora empezaron a salir, una tras otra, copias y copias del ensayo de 10 páginas del chiquillo.
¿El tema? “Salvemos a nuestros árboles.”

               — KEN CUMMINGS


Cierto día, el ascensor de nuestro edificio falló y nos dejó a varios inquilinos atrapados. Como vi un letrero en el que aparecían dos números telefónicos de emergencia, marqué el primero de ellos y expliqué nuestra situación.
Después de lo que pareció ser un silencio muy prolongado, la voz del otro lado de la línea dijo:
—No sé qué espera que haga por ustedes; yo soy psicólogo.
—¿Psicólogo? —respondí—. Su teléfono aparece aquí como un número de emergencia. ¿Nos puede ayudar?
—Bien —dijo finalmente en un tono mesurado—. ¿Cómo se sienten estando atrapados en un ascensor?

               — CHRISTINE QUINN


Me siento incómoda cuando hablo con un mecánico, así que cuando mi vehículo empezó a hacer un ruido extraño, busqué la ayuda de un amigo mío. Él condujo el auto por la calle, escuchó atentamente y luego me dijo cómo explicar el problema cuando lo llevara a reparar.
En cuanto llegué al taller, recité con gran orgullo:
—Está desregulado y genera detonaciones prematuras, las cuales podrían dañar las válvulas.
Eché un vistazo con petulancia por encima del hombro del mecánico, y lo vi escribir en su hoja:
—La señora dice que hace un ruido raro.

               — KATE KELLOGG


No me podía decidir entre ir de vacaciones a Mendoza o a Santa fe, así que llamé a la aerolínea para que me dieran los precios de los vuelos.
—La tarifa a Santa fe cuesta 300 dólares —me dijo muy amablemente la persona que me atendió.
—¿Y a Mendoza?
—Tenemos una magnífica tarifa a Mendoza: 99 dólares —dijo—. Sólo que el vuelo hace una escala.
—¿Dónde?
—En Santa fe —me respondió.

               — CHRIS LEWIS


la risa, remedio infalible

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

16 COMENTARIOS

005Quico comentó hace 1 año

Muy buenos


ojito85 comentó hace 2 años

jajaja muy buenos


joseluis13 comentó hace 2 años

hay de todo, pero bueno habra que conformarse...


roff comentó hace 2 años

jajaja!! que bueno que esta el ultimo!! :D


ferramian comentó hace 2 años

Sensacionales!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Greis07 comentó hace 2 años

Jajajaaa muy buenos !!!


natylehmann comentó hace 2 años

Cuanto me divierte leerlos, muy Buenos


LGARRE comentó hace 2 años

Muy, Muy buenosss.


005Quico comentó hace 3 años

Ja-já


CLAL comentó hace 3 años

jajajaja... buenísimos!!!!


evaines comentó hace 3 años

JAJAJ ME GUSTARON TODOS


mar19 comentó hace 3 años

Muy buenos


bailarina comentó hace 3 años

Muy buenos.-


negralinda comentó hace 3 años

muy buenos


cristy45 comentó hace 3 años

Muy lindos!!!


lalake comentó hace 3 años

nos alegran la mañana pero a veces pasa no??


Palabras Relacionadas

comunidad felicidad humor