La mesa familiar ayuda a tus hijos

Un estudio demostró que compartir las comidas de manera frecuente disminuye el riesgo de que los adolescentes padezcan trastornos de alimentación.

Publicado por Selecciones.com --- Foto: Dreamstime


Investigadores de la Universidad de Minnesota, en los Estados Unidos, finalizaron la segunda etapa del Proyecto EAT, que llevó cinco años de entrevistas a más de 2.000 chicos en 21 escuelas, en el que se concluyó que el papel de los padres es clave para la prevención de comportamientos peligrosos de los adolescentes para controlar su peso, como vomitar o usar laxantes y diuréticos.


El estudio también descubrió que aquellas chicas que compartían la mesa con sus familias como mínimo unas cinco veces por semana presentaron menos comportamientos anormales para controlar su peso, independientemente de cuál fuera su índice de masa corporal, su condición social y la unidad de la familia.


En cuanto a los chicos, el estudio no encontró relación entre las comidas familiares y los comportamientos en el control del peso.

“Quizá las chicas tienden a involucrarse más en la preparación de las comidas y son más sensibles a la influencia de las relaciones familiares que los chicos”, conjeturó el estudio.

La primera etapa del Proyecto EAT descubrió que aquellos adolescentes que compartían más comidas con sus familias solían tener hábitos más salubables y eran menos propensos a caer víctimas de las drogas.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

143 COMENTARIOS

lihuen1990 comentó hace 3 meses

Siempre lo digo: Todo empieza por casa.


lihuen1990 comentó hace 3 meses

Muy interesante.


ferramian comentó hace 2 años

Son momentos muy importantes!!


natylehmann comentó hace 2 años

Es cuestión de hacerlo ritual, algo que no se pierda, me gusto la nota!!!


joseluis13 comentó hace 3 años

A pesar de la gran comodidad a la que nos acostumbró la aparición del delivery, la Argentina es el país que aún más disfruta del aroma a comida recién preparada en casa. Una encuesta mundial asegura que siete de cada diez argentinos preparan comida casera más de seis veces por semana, lo que deja atrás a Europa, los Estados Unidos y el resto de América latina. Lo mismo ocurre con la frecuencia con la que padres e hijos comparten la mesa: el 95% de las comidas del día se disfrutan alrededor de la mesa hogareña.


evaines comentó hace 3 años

Totalmente de acuerdo, lástima que esa sana costumbre se esté perdiendo, hay muchos chicos que por necesidad asisten a comedores escolares y/o comunitarios.


silvia1957 comentó hace 4 años

en casa la mesa es sagrada es el lugar donde mas comunicacion hay los chicos comentan todos los problemas de sus compañeros y siempre estan con alguna duda de vida , les cuento que mis hijos eran gorditos mas bien con tendencia a la obecidad de tanto hablar y comentar ciertos temas en casa y en la mesa se fueron dando cuenta que debian adelgazar lo sorprendente fue que solo fueron buscando las actividades uno hace taekwon-do el otro va al gimnacio y encuanto a las comidas solo me plantearon que no cocinara tanto me digeron ma no te parese que cocinas en ecceso y comprendi que en parte el problema de su salud lo provocaba yo con la obsecion de que no pasaran hambre aparte de todo disfrutamos de largas caminatas aprendi de mis hijos a valorar mi salud tambien es bueno mantener el dialogo y la trdicion de la mesa


takataka comentó hace 4 años

Creo que es uno de los lugares que más une a la familia y dónde también se aprende mucho. El ritmo de vida actual tiende a separar más a los miembros de la flia. cada uno como dónde y como puede lo que va en contra de lo saludable en todo sentido y los que comen juntos no llegan ni siquiera a dialogar porque un intruso siempre está presente (la TV)


gracemar comentó hace 4 años

es muy importante compartir la mesa en familia, muchas veces por trabajo no podemos hacerlo pero al menos los fines de semana debemos reunirnos la familia alrededor de la mesa, es gratificante para todos sobre todo para nuestros hijos


escorpiana50 comentó hace 4 años

Recuerdo que en mi niñez, mi padre siempre exigia que a la hora del almuerzo o la cena, todos debiamos estar presente, se apaga el televisor y era el momento que se compartia todo lo sucedido durante el día (cena), los problemas de cada uno y ellos (mi madre y padre) nos ayudaban a resolver, o por lo menos tranquilizarnos y buscar juntos el camino a la solución, Lamentablemente ahora que mis hijos crecieron ya no puedo aplicar el mismo sistema, xq cada uno tiene un horario distinto para volver a casa y a veces hasta comemos solos. En fin, es el estilo de vida que nos lleva a ir dejando de lado cosas tan sencillas pero tan importantes.


pecasville comentó hace 4 años

excelente nota!!!


guilhe comentó hace 4 años

excelente el artículo, nos hace ver la importancia de compartir con los hijos los alimentos en la mesa familiar, mi trabajo no me lo permite, soy practicamente un esclavo de mi trabajo,


Patricia1 comentó hace 4 años

El tiempo compartido en torno a la mesa familiar es muy importante, permite dialogar, ademas plantea un ritmo y orden en la casa


rubiona comentó hace 4 años

muy buena la nota es lo q hacemos con mi esposo y lo hablamos con nuestros niños


normitat comentó hace 4 años

muy buen articulo!


cgonzal comentó hace 4 años

Excelente nota, actualmente mi trabajo me permite compartir más seguido la mesa familiar y es un beneficio para todos! podemos dialogar todos juntos sobre algún tema que proponemos. es realmente muy bueno! Saludos!.


nahuelagustina comentó hace 4 años

expectacular la nota, yo comparto la mesa con mis dos hijitos y es muy grato seguir la tradicion familiar q nos dejo mi padre,


piliju comentó hace 4 años

me gusto la nota el tema da para mucho mas la mesa en familia no solo es sentarse a comer y comer es momento de comunicacion entre los integrantes. yo que tengo esa oportunidad de todas las noches sentarme a cenar con mis hijas y mi marido les digo que es lo mejor del dia


Atilio comentó hace 4 años

Totalmente de acuerdo.


patablanco comentó hace 4 años

Buena la nota pero pense encontrar unarticulo ms extenso al respecto.Soy una convencida de que toda reunion que se haga en familia ya sea alrededor de una mesa o no es muy positiva y une a todos los integrantes de la misma.


luqueve comentó hace 4 años

Como padre,maestro de escuela de Jornada completa y profesor secundario doy fé de lo importante que es compartir la mesas de las comidas con los hijos, eso ayuda mucho a la educación y a aprovechar los alimentos.Siempre hay que enseñar.


apza comentó hace 5 años

Como madre y profesora doy testimonio lo valioso que es compartir la mesa en familia, pero siempre hay que evitar discusiones, lo ideal es crear una instancia de cercania y confianza.


SILPA comentó hace 5 años

Es importante compartir la mesa aun que nos cuesta estar juntos por razones de trabajo pero se trata de estar lo mas que se puede pero los fin de semana si estamos todos a la hora de almorzar eso mantiene mas unida a la familia.Por eso es importante.....


Marujader comentó hace 5 años

Del 16 al 22 de mayo a las 20 HS se realizara una Semana Especial para la Familia. Con temas como, *¿ya abrazó a su hijo hoy? *Cómo reavivar el primer amor. *Grandes diferencias, grandes oportunidades. En la calle URIARTE 2435 (CASI SANTA FE) - Capital federal - Tel 4776 - 1196 Estos temas y muchos mas. Es importante dedicar aunque sea una hora para dar esperanza a nuestra familia


yayoy comentó hace 5 años

Tengo dos hijas en la adolescencia y ademàs de alimentarse, compartimos los miedos, las novedades, los anuncios y esa pregunta que demanda una respuesta tonta o una de larga charla..yo siempre menciono en la mesa " Y cual es la pregunta del millon hoy? Saludos a todos!


china54 comentó hace 5 años

muy linda nota!! es el momento de reunión familiar


lauryzz comentó hace 5 años

muy buena nota


Medith comentó hace 5 años

buena nota


Ediponce comentó hace 5 años

Claro que la hora de las comidad, afianzan a los hijos, ya que todo lo que sucede en familia se comenta allí, y la seguridad , el sentido de pertenenecia que adquieren los niños, les anima a comer, a compartir, a opinar... podría seguir, ya que lo experimenté en familia y lo sigo experimentando y la hora de la mesa, es la mejor medicina, para todos los comensales. Desgraciadamente los horarios de trabajo privan a muchos de este placer.


pintin comentó hace 5 años

Cuando los niños son pequeños es mas facil compartir la mesa con ellos, pero cuando ya están en la universidad todo como que se hace imposible, por sus horarios de llegada a casa, pero no obstante nos queda compartir la mesa con ellos los fines de semana.


laucharom comentó hace 5 años

algunas veces es imposible reunirse alrededor de la mesa, pero los lazos y vinculos se pueden encontrar si estan predispuestas las partes. Buena la nota


sandrabordon comentó hace 5 años

Compartir le mesa lo mas que se pueda ea importantisimo y tenemos que tratar de no perder esta costumbre, sobre todo cuando los chicos son pequeños, despues crecen y se van a estudiar y lo lamentamos.


MaRi09 comentó hace 5 años

Muy buen artículo !! INteresante !!


bebeton2009 comentó hace 5 años

nada como compartira la mesa con la familia, exelente nota.


bebeton2009 comentó hace 5 años

nada como compartira la mesa con la familia, exelente nota.


l1e2c3t4o5r6a7 comentó hace 5 años

Quien ha tenido y tiene una familia contenedora esta convencido de que es el medio más propicio para desarrollar personalidades integradoras.Un familia contenedora permite que cada uno de sus integrantes se respeten entre si y se acepte en una ambiente participativo los roles preponderantes de papá y mamá.Ellos son los primeros maestros de la vida,enseñan si son productivos, con el ejemplo y los errores los corrigen persuadiendo,con mucha ternura,no con amenazas y gritos descalificantes.Esta familia puede o no ser solvente económicamente,pero de lo que estoy segura es que el AMOR es un sentimiento siempre presente.


laura31 comentó hace 5 años

el compartir la mesa, sea almuerzo o cena, es muy importante tanto para los chicos como para los padres. Es el momento donde podemos charlar y contarnos lo que nos ha sucedido en el día, es un momento para compartir


silviaras comentó hace 5 años

el problema de los adolescentes tanto emocionales psicologicos o de alimentacion se debe a que no hay comunicacion , contencion de los padres... nadie se hace cargo de los hijos y andan por el mundo a tropesones educados por los medios de comunicacion y son presa facil de las drogas y el consumismo, la familia y recuperar los ritos de comer juntos y charlar son fundamentales para que la vida de ellos tenga sentido


paopao comentó hace 5 años

interesante, la verdad es que habria que revisar nuestros valores...realmente vale la pena no ver a tu familia por trabajar? Ahora, si por no trabajar no hay comida en esa mesa, bueno eso es otra cosa, pero hay casos y casos..., buena!


tolis79 comentó hace 5 años

se va perdiendo esa tradición de aunque sea los domingos ....compartir la mesa .ESCUCHEN LA CANCIÓN DE LOS PIMPINELAS DONDE CANTAN A LA FAMILA


anabe1957 comentó hace 5 años

totalmente de acuerdo. son necesarios los ritos, como diría el principito. el sentarse a la mesa y compartir con la familia es lo que te ayuda a conformarlña como tal, entre otras cosas.


lilium1 comentó hace 5 años

Si se comparte una mesa en familia,es porque hay familia;y creo que justo es ahi donde esta el secreto para que un chico no tenga trastornos en su comportamiento


confucionista comentó hace 5 años

Compartir la mesa es hacer familia, sin lugar a dudas. En mi casa nunca hubo problemas con eso


danielalbye comentó hace 5 años

muy buena nota!!!! desde siempre en mi casa nos sentamos a comer en familia y gracias a eso tengo muy lindos recurdos de momentos y hasta de comides que han sido fieles compañeras de esos momentos


prisila comentó hace 5 años

exelente nota!!!


mfmelano comentó hace 5 años

En mi familia siempre nos inculcaron qeu en al hora de la cena todos debemos estar juntos, ya que es el momento en que toda la famila puede contar sus cosas y de esta manera conocerce o tratar problemas de la mejor manera posible. =)


Cari_BB comentó hace 5 años

Me parecio una super nota!! Excelente !!


ClaudiaArienti comentó hace 5 años

Compartir la mesa en familia, no solo evita trastornos alimentarios, sino que fortalece los lazos afectivos y se torna un medio indispensable de comunicacion, ya que nuestros hijos pueden trasmitirnos sus inquietudes y problemas, y solucionarlos en familia.


martu110 comentó hace 5 años

Yo no podría sacar el TV, es parte de la decoración, pero siempre compartimos la mesa y se puede dialogar. Lo importante es compartir y disfrutar en familia, lo que ayuda a prevenir transtornos alimenticios...


ELAGUILAJORGE comentó hace 5 años

muy buen tema para conversar en flia. y compartiendo la mesa, y asi podemos sacar ese maldito aparto del frente de nuestros hijos, pruebenlo que se puede, nosotros nunca tuvimos ese aparato en frente a la hora de compartir la mesa, asique se puede, pruebenlo y van a ver que lindo que es y cuantas cosas podran compartir con sus hijos y esposas. Felicidades, y que lo difruten!!!!


pupy10 comentó hace 5 años

COmpartir la mesa con la familia, sin tv de por medio, es lo más hermoso que hemos experimentado en mi casa. Todos tenemos pocos horarios para compartir juntos, pero la hora de la comida es el espacio para conectarnos, escucharnos y descubrir que nos tenemos.


trenton comentó hace 5 años

Yo no comparto mi mesa con nadie, porque tengo una sola.


yasmil comentó hace 5 años

La mesa es muy importante compartirla, si bien por distintos horarios de trabajo, a veces no se puede, pero si para la cena, un fin de semana . para los chicos es muy importante. Es la manera en que la familia esta reunida.


gestor_cultural comentó hace 5 años

La mesa familiar es el lugar ideal para que el grupo pueda transmitir a sus descendientes las pautas culturales que considera correctas y ademas, resulta el escenario adecuado para la socializacion del grupo y para la internalizacion de los valores considerados correctos por la familia. Pero no acuerdo con los foristas que dicen que es una tradicion que se esta perdiendo. Yo considero que nos la estan quitando, sobretodo en aquellos grupos familiares que mas lo requieren. Me refiero a los mas desposeidos y a los mas vulnerables, que deben alimentarse en comedores comunitarios (que no son malos de por si) o directamente de las sobras callejeras de la sociedad de consumo. Alli esta, creo, el origen del problema: la supervivencia de la institucion familiar esta siendo dinamitada a diario por la falta de trabajo, el bombardeo consumista irresponsable a que nos someten los medios de comunicacion y el individualismo que se predica como una virtud a alcanzar. Mas mesa familiar es mas futuro compartido!!!


patty4459 comentó hace 5 años

Es muy importante compartir con ellos, conversar, escucharlos. Aprendamos a dedicarle unos minutos al dia.


silragu comentó hace 5 años

por favor no dejemos q se pierda la cena familiar.


daniaya comentó hace 5 años

cada reunion familiar es buena,,si todos o la mayoria estan predispuestos a escuchar al otro,,a pasarlo bien todo conforma un ejemplo de vida para los mas chicos.....


chiqcon comentó hace 5 años

Exacto...soy madre y maestra asi que sé que más veces se comparte en flia. menos trastornos de conductas existirían más allá de que hay hechos y situaciones especiales pero observemos nuestro pasado y convengamos que nada o menos de lo que les sucede a los chicos hoy era moneda corriente antes...sí, creo que aveces "todo tiempo pasado fue mejor" porque había más tiempo con nuestros hijos. Un abrazo.


sathya comentó hace 5 años

creo que no solo compartir la mesa, sino como la comparto , con alegría, con predisposicion a escuchar, a dialogar? O solo para decir - comimos todos juntos-


RUCASA comentó hace 5 años

Creo qu el estudio realizado esta en lo cierto pero es porque la mesa hace a la union familiar. yo considero importante la reunión almuerzo, cena en familia


pepiro comentó hace 5 años

Todos los comentarios son reales,pero creo que me apoyaran.Lo mejor de sentarse a la mesa cuando se puede es el ejemplo que les damos a nuestros hijos en ese momento.


maria11 comentó hace 5 años

Creo qu el estudio realizado esta en lo cierto pero es porque la mesa hace a la union familiar. yo siempre respeto eso, para mi es fundamental. Hace a la familia


ZULMALF comentó hace 5 años

Es un hermoso momento de encuentro, diálogo, donde aprendemos y compartimos valores; es muy importante compartir juntos como familia los almuerzos,cenas y cualquier momento de recreación porque desde chiquitos hay que estimularlos,y enseñarles a compartir,a disfrutar y aestar unidos en familia; es el unico momento del dia en que podemos estar juntos, para poder charlar acerca de lo que nos ha sucedido a cada uno.


papuchin comentó hace 5 años

para mi es muy importante la mesa familiar, ya que es el unico momento del dia en que podemos estar juntos, para poder charlar acerca de lo que nos ha sucedido a cada uno.- Ojala preservemos esas costumbres y que mis hijos continuen con esto. Besos a todos.


sandra1969 comentó hace 5 años

Los fines de semana son sagrados ya que por motivos de trabajo y estudio durante la semana no podemos estar juntos en la mesa.


mardolo comentó hace 5 años

es la manera de preservar la familia es el momento del dialogo, las confidencias, las risas y el silencio que tambien es importante


Fredesbinda comentó hace 5 años

Es un hermoso momento de encuentro, diálogo, donde aprendemos y compartimos valores...


Kampy comentó hace 5 años

Compartir,conversar y sobre todo escuchar es lamentablemente una costumbre que se pierde.


strelmar comentó hace 5 años

Esta manera fue desde hace tiempo una de las mejores costumbres que el hombre padecia, pero lamentablemente el grupo familiar fue cortando esta tradicion!!!


alocada comentó hace 5 años

le doy gracias a dios porque es una costumbre que en casa no se pierde.almuerzo y cena todos juntos y cada vez que pueden mis hijas que ya tienen su casa la comparten tambien.Aunque en ese momento no este alguno un mensajito de texto o llamada y juntos a disfrutar y charlar sobre cualquier tema que se presente.creo que es la forma de preservar los valores y el respeto por las tradiciones.chau.


Gimegg comentó hace 5 años

es bueno, porque tambien permite el dialogo e induce a una mejor relacion familiar como asi tambien para compartir mas como flia


jucaben comentó hace 5 años

LAMENTABLEMENTE ES UNA DE LAS BUENAS COSTUMBRES QUE YA SE VAN PERDIENDO, SIN IMPORTAR LAS CONSECUENCIAS.- POR MI PARTE, ME ALEGRO QUE EN MI FAMILIA ESO NO SUCEDE, PARA NOSOTROS ES UNA TRADICION NORMAL, SE ALMUERZA Y CENA SIEMPRE JUNTOS, NO HAY EXCUSAS VALIDAS, NI CANSANCIO, NI SUEÑO, NI NADA; PRIMERO SE COMPARTE LA MESA, LUEGO ANDA A DORMIR , DESCANSAR, ESTUDIAR, TOMAR SOL ECT..- ESPERO PODER MANTENER ESTA VIEJA COSTUBRE Y VER A MI FAMILIA REUNIDA DOS VECES AL DIA, PARA PODER CONVERSAR DE TODO LO QUE NOS SUCEDE A CADA UNO DURANTE EL DIA, ESTO ES IMPAGABLE. CHAU..!!!


oceaanic815 comentó hace 5 años

en casa es dificil compartir la mesa al mediodia...comemos todos separados....por el estudio, el trabajo...yo soy la unica que almuerzo con mama cuando puedo, pero la cena la hacemos juntos....o al menos eso intentamos...yo voy a la facu a la noche y me esperan losdias que salgo temprano...pero muchas veces mas de uno no quiere comer y la intencion de compartir lamesa familiar, queda solo en eso....la intencion. ojala la familia que forme nunca pierda esas costumbres tan necesarias.


sandra1969 comentó hace 5 años

Cada dia me cuesta mas estar juntos en la mesa diaria, pero los fines de semana lo estamos. La vida es tan cara que un solo sueldo no cubre las necesidades basicas, por lo que hay que dejar el hogar y buscar trabajos aparte del fijo, para complementar


macjo comentó hace 5 años

Cada vez más difícil en esta época que nos toco reunirnos todos en la mesa, los horarios, muchos factores atentan contra esa buena costumbre


FERCEDAN comentó hace 5 años

AVECES NO TENEMOS TIEMPO PARA NADA PERO CREO Q ES MUY IMPORTANTE ESTAR TODOS A LA MESA Y COMPARTIR TODOS JUNTOS.


rosaelizabeth comentó hace 5 años

creo que es muy importante compartir juntos como familia los almuerzos,cenas y cualquier momento de recreación porque desde chiquitos hay que estimularlos,y enseñarles a compartir,a disfrutar y aestar unidos en familia.excelente nota


kele comentó hace 5 años

Es importante tratar de mantener la tradicion de la reunion en torno a la mesa a la hora del almurzo


porota1973 comentó hace 5 años

CREO QLO MAS LINDO ES LA CENA U ALMUERZO EN FLIA,OJALA SIEMPRE SE PUDIERA HACR ESO,SIEMPRE!!!


jumik comentó hace 5 años

creo que para que nuestros hijos crezcan sanos en todos los sentidos hay que compartir todos los momentos que podamos y prestarles atencion. ya que estar sentados todos en una mesa no significa que estemos juntos. el tv apagado y charlar del dia que empieza o termina es lo mejor. pruebenlo


Manunguita comentó hace 5 años

La hora de la comida en casa no siempre es para disfrutar, porque mis hijos que soy chiquitos todavía, no comen "con ganas" sino que hay que inducirlos a que lo hagan, sobre todo el chiquito (5 años) que es bastante delicado; de todas maneras es algo que se "impone" en el buen sentido de la palabra... no es que se hace lo que se quiere en la mesa, se respeta y sobre todo se comenta que hay muchos niños que no tienen nada para comer o lo mínimo indispensable. En fin, tratamos de interpretar lo agradable de la comida no sólo para saciar el "hambre" sino para confirmar el cariño que nos dispensa mamá cuando la prepara y muchas veces el disfrute de un pastel de papas hecho por papi que tiene un sabor incomparable y único para ellos... los dos cocinamos siempre, no muy elaborado pero sí lo más sano posible. Somos concientes que es una de las actividades que también se está perdiendo en la actualidad y de su importancia para compartir los sentimientos, valores y necesidades de una familia que en el futuro se recordarán como anecdóticas las veces que repetíamos "dale, comé!!!!" pero que fueron un pilar más para el crecimiento de nuestro hijos. Los retos no deberían presentarse en ese momento... es hermoso comer y con tranquilidad! así que bienvenida la idea de seguir compartiendo!!!!! y que no falte la comida para los hogares más humildes.... ESE ES EL RETO para nuestra sociedad!!! ayudemos al restoooo cuando esté a nuestro alcance, sobre todo las ganas de hacer el bien.


cgonzal comentó hace 5 años

Para mi familia el hecho de compartir la mesa no solo puede ser provechosa para la alimentación de los más chicos, hoy es una necesidad imperiosa de tener un momento todos juntos, lo aprovechamos para ponernos al dia, ya que mi esposa y yo trabajamos toda la semana, es un momento verdaderamente muy lindo donde todos festejamos esa pequeña reunión, comentamos nuestros proyectos y problemas y algunos casos buscamos solución a problemas que nos interesan a todos. De paso controlamos lo que comieron al mediodía, ya que almuerzan generalmente con sus abuelos.


escorpiana50 comentó hace 5 años

No cabe duda que compartir la mesa familiar une mas a los integrantes de la familia, allí podemos tocar todos los temas que surjan en general y los particulares, asi fui criada, pero yo actualmente no puedo ponerla en práctica. Mis hijos son jovenes entre 23 y 27 años, yo trabajo durante toda la semana siete horas, por lo que nunca estoy al mediodia en casa, sí para la cena pero generalmente no estamos todos por las actividades particulares de cada uno de ellos, a veces los fines de semana entre que se levantan tarde despues de una salida la noche anterior, yo quedo sola almorzando con mi nieta. Quizas pueda lograr transferirle a ella lo vivido en mi niñez, y pueda hacer que renazca como el ave fenix, el gran tesoro que es compartir la mesa familiar. Yo a veces justifico lo que hemos perdido, porque al romperse el vínculo entre mi ex esposo y yo, se rompio todo lo que habiamos creado como familia y para mis hijos ya no era lo mismo sin su padre en la cabecera de la mesa. Quizás no supe manejarlo y se me escapo de las manos, por eso, creo que prefieren comer solos. Los errores de los padres lo sufren los hijos.


nonita1948 comentó hace 5 años

Me parecio excelente dado que yo le doy mucha importancia la mesa familiar , aun hasta los domingo que los chicos los sabados salen quiero que almorcemos todos juntos


godoy comentó hace 5 años

LE DOY MUCHA IMPORTANCIA A LA MESA FAMILIAR, YA QUE LA CENA ES EL MOMENTO QUE ESTAMOS TODOS JUNTOS TENGO TRES NENAS DE NUEVE,SIETE Y TRES. LAS DOS MAS GRANDES SON GORDITAS Y VAN A NATACION HACE UN AÑO, ME PREOCUPA MUCHO SUS CUERPOS SE QUE LES FALTA CRESER PERO HAY QUE ENSEÑARLES A COMER LO SANO Y RICO PARA LA EDAD QUE TIENEN.ME GUSTAN LOS DOMINGOS ESTA MI MARIDO, MIS SUEGROS Y LAS NENAS.DESAYUNAMOS, ALMORZAMOS Y PASAMOS LOS DOMINGOS EN FAMILIA . YA QUE EN LA SEMANA TRABAJAMOS Y ES COMPLICADO EL DIA .


stellaga comentó hace 5 años

mi hijo de diez años vive con los abuelos en el campo,y aunque solo los finde y las vacaciones comparto con el.,estoy orgulloso de la educacion que recibe de mis suegros.hay horarios para comer,comida sana y buena charla.ellos le enseñaron de una manera increible,pide permiso para levantarse de la mesa,dice probecho al terminar,por favor al pedir algo,y me hace sentir orgullosa cuando tengo invitados.realmente la gente de campo tiene muy buenas costumbres y se las inculcan a mi hijo.nunca voy a dejar de agradecerles a mis suegros la dedicacion que han dado a mi hijo.si bien le doy los gustos de un chocalate fuera de hora o una picadita,o un helado,se que a la hora de comer,lo hace bien.


lajulia comentó hace 5 años

por supuesto que la mesa familiar es sagrada!!!!! ademas...¡que linda es la sobremesa en familia!


lu2QBI comentó hace 5 años

En mi familia (5) tres varones, durante el almuerzo el tema de conversación siempre como punto principal fué de nuestra parte (yo y mi esposa)que los únicos amigos de confianza eramos nosotros, no los descuidamos nunca en el control en la escuela,por lo tanto cualquier duda...... a conversar y llegar a una respuesta válida y dar seguridad a la inquietud o duda planteada, le dimos confianza absoluta para que nos confiaran, hoy somos abuelos y decimos con orgullo que nuestrops hijos crecieron sin vicios y con valores que nos hacen sentir simplemente.....padres -abuelos felices!


Rody comentó hace 5 años

Para nosotros , con algunas décadas a cuestas, la unión familiar en la mesa es sagrada, todos los días y especialmente los domingos, como anécdota ya que mis hijos son mayores, rfecuerdan que por mas que el domingo regresaban del baile a las 07:00 hrs. el asado esta listo siempre a las 13:00, la consigna era ¡¡¡¡TE LEVANTAS!!!! con escarbadientes en los ojos pero compartís la comida con nosotros, hoy tiene el varon 29 años y esta en casa con nosotros y aprendió la consigna y la sigue respetando, la hija vive sola pero muchos domingos llama ¿papá menos cuarto me buscás? tambien aprendió la consigna y nosotros mas que felices.


Nessa comentó hace 5 años

totalmente los padres en una mesa tienen mas facileza de ver q comen..y alimentarolos bien ..cuando los chicos estudian y tiene q comer mas tarde de lo q come la demas flia xq sale tarde del colegio ya come menos, o menos nutritivo..como hacerce un hamburguesa y nada mas


amalfitana comentó hace 5 años

compartir la mesa familiar es super importante y cada familia debe acomodarlo de acuerdo a sus necesidades y etapas, pero es muy bueno realizarlo deja huellas inborrables.


mariali comentó hace 5 años

Qué bueno sería que todos pongamos en práctica la sana costumbre de compartir la mesa familiar. Y sin la tele!!!


sandychik-34 comentó hace 5 años

Muy conforme y de acuerdo con este estudio, fui criada con esta base el respeto en la union familiar se refuerza compartiendo el almuerzo todos los dias


tercita comentó hace 5 años

comer en familia es una costumbre que las necesidades que tenemos, o creamos, nos fue quitando, papas que trabajan mas, por ende estan menos tiempo con sus hijos , por eso aunque mas no sea los dias domingos hagamonos el proposito de dedicarlo a compartir plenamente con los nuestros.


adrimorocha comentó hace 5 años

Con el ritmo de vida de hoy no siempre es fácil, pero hay que tratar de conservar aunque sea ese momento y aprovecharlo para la comunicación de la flia. Todos tenemos tantas actividades que coordinar horarios es bastante complicado.


moniferreyra comentó hace 5 años

en nuestra familia solo nos encontramos en la hora de la cena, y desde que anulamos la TV, es todavia mas apacible y distendida nuestra cena,


mariposazul comentó hace 5 años

COMPARTIR LA MESA PERMITE LA INTERCOMUNICACION ENTRE LOS INTEGRANTES DEL NUCLEO FAMILIAR. LAMENTABLEMENTE, EN LA ACTUALIDAD NO SIEMPRE SE LOGRA PUES LAS NECESIDADES DE TRABAJAR FUERA DE CASA, HACE QUE NO SE LOGRE COTIDIANAMENTE. ESTA UNION PERMITE EL DIALOGO, QUE ES TAN POSITIVO.-


veranda comentó hace 5 años

muy buena la nota. Es muy importante conservar en lo posible ese momento familiar, para compartir, disfrutar de la comida, tomarse el tiempo necesario..


MaRi09 comentó hace 5 años

Muy linda nota, la verdad es algo lindo poder compartir con los que uno kiere un almuerzo o cena o simplemente un desayuno, tengo un hermano en España, mi hermana se caso, yo tambien jaja y bue.. de a poco me di cuenta que dejamos de juntarnos como antes pero hacemos un esfuerzo los domingos en casa de mi madre y mi hermano llama siempre ese dia desde Tenerife.


vanemelu comentó hace 5 años

que lindo que escompartir la mesa con la familia, de chica hasta que me case lo hise y ahora lo mantengo tengo la ventaja de que mi marido trabaja en casa asi que al almuerzo y cena desayuno y merienda es casi como un ritual dria yo que todos estemos en la mesa


darionicolas comentó hace 5 años

Realmente es muy importante reunirse en familia a la hora de almorzar o cenar, pero no siempre es posible y hay veces en que algun integrante de la familia, siempre esta cansado y no se integra al resto, realmente los que se sienten mal son los que se sientan a la mesa y no cenan o almuerzan como corresponde, no importa el esfuerzo que haya hecho la persona que cocino, todo se desluce y cada integrante come poco, rapido y se reintegra a su actividad anterior sin esperar a que el resto termine. Que se puede hacer con ello?


XimePlottier comentó hace 5 años

Me crié en una familia casi sin vínculos, cada uno comía por su lado, mi papá nos abandonó cuando eramos chicos y mamá siempre estaba cansada y de mal humor. Con mi esposo aprendí lo que significa cocinar para el otro, atenderlo, compartir la mesa, esperar al que va a llegar tarde...Son cosas muy lindas que hoy vivo. Tengo una hija adolescente y cuando estamos en la mesa, se abre, charla, nos reímos todos, fortalece la unidad familiar.


pao1977 comentó hace 5 años

gracias por la nota


analiav comentó hace 5 años

a mi me enseñaron que el almuerzo como la cena son sagradas, son los momentos donde la familia se reune y comparte lo sucedido en el dia, ademas de pasar un momento especial con toda la familia.


GEORGE comentó hace 5 años

ME ENCANTO LA NOTA Y ME GUSTO MUCHISIMO LAS OPINIONES DE LOS LECTORES, ME DA ANIMO Y FUERZA EN SABER QUE SIGUE HABIENDO HERMANOS QUE PIENSAN COMO UNO Y MAS QUE UNA TRADICION ES UNA CELEBRACIO DE VIDA Y DE RETROALIMENTACION


GEORGE comentó hace 5 años

COMPARTO LA IDEA, ES ESENCIAL; MAS EN TIEMPOS DE CRISIS SOCIAL


lucianaisunza comentó hace 5 años

en mi familia me enseñaron a sentarnos cada noche juntos a cenar, me duele ver familias cenando por separado. Hoy siento a mis hijos a la hora de almorzar o cenar aunque el mas pequeño todavia no cena, pero quiero que comparta la mesa con el resto de la familia.


BRUJANY comentó hace 5 años

ME PARECE MUY IMPORTANTE COMPARTIR LA MESA...LO HACEMOS SIEMPRE..


yannina comentó hace 5 años

es algo grandioso compartir la mesa familiar con mis hijos


282543 comentó hace 5 años

cuando nos reunimos en la mesa familiar con nuestros hijos es el momento mas emocionante y motivador porque compartimos muchas cosas juntos en esos momentos y contamos historias y anecdotas y sobre todo apoyarnos y ayudarnos en algunos problemas y es hermoso tener que compartirlo y asi te escuchen te sientas aliviado


roxane comentó hace 5 años

Cuando uno se reune,en la mesa familiar SIN TELEVISION,es donde compartimos cosa s ,con nuestros hijos,y nietos.y podemos conversar y contarnos todo. VIVA LA FAMILIA.


castor177 comentó hace 5 años

Si todos estamos de acuerdo y aceptamos la importancia de la frase de que la familia es la base de toda sociedad, la mesa familiar o el compartir momentos durante el día donde estemos todos juntos podría decirse que es el alma de toda buena familia, o que goza de buena salud. Porque el alimento del cuerpo es necesario pero también el del corazón. Recuperemos este tiempo en cada hogar, a todos nos hace falta, quien diga que no esta faltando a la verdad.


roxilu comentó hace 5 años

Hasta hace 3 años atrás mandaba a mis hijos a un colegio doble escolaridad, al llegar a la noche estaban tan cansados que se dormían muy temprano así que generalmente cenaban solos. Cuando decidí sacarlos de esa "tortura" comenzamos a recuperar no solo los almuerzos en los cuales me esmeraba en la comida y en la presentación de la mesa y lo disfrutábamos al máximo charlando y riendo, sino también ellos recuperaron su tiempo de ocio, sus juegos, sus deportes, etc. RECUPEREMOS LOS TIEMPOS EN FAMILIA!!!!!!!


Silsivle comentó hace 5 años

Desde niña siempre compartimos la mesa con mis padres y mis hermanos. Y eso mismo hemos inculcado a nuestros hijos. Tenemos la ventaja que podemos compartir tanto el almuerzo como la cena. Lamentablemente, en los tiempos actuales, no es una práctica frecuente.


MARIANAP comentó hace 5 años

Compartir la mesa familiar (sin tv encendida) fomenta la comunicación y es un espacio de relax donde se transmite amor con las miradas, la escucha atenta del otro que comenta vivencias...Hace falta mucho en la sociedad de hoy!


GIANELLA comentó hace 5 años

Estoy segurísima de que la mesa familiar no sólo significa compartir una comida, sinó que va mucho mas allá. Es fundamental que los niños puedan compartir esa mesa familiar, en donde sin dudas se le transmitirán muchos valores en todo sentido.....


Sri108 comentó hace 5 años

compartir la mesa familiar tiene muchas mas ventajas q el mero control en la alimentación (q no es poco) como por ejemplo la comunicación (q abarca muchos subpuntos), los estados de animo, el amor.... los habitos, etc.... se podrá ampliar la nota? gracias


Meli221 comentó hace 5 años

La mesa familiar ayuda a rendir en la escuela Para el argentino, más que para ningún otro, compartir con los hijos la mesa familiar es un hábito que cotiza alto. Eso es lo que demuestra un estudio reciente, y que se suma a investigaciones de conclusiones similares. La novedad de este relevamiento es que los argentinos mayores de 18 años opinan que los chicos que con frecuencia almuerzan o cenan con sus padres no sólo se alimentan mejor, sino que obtienen mejores calificaciones en la escuela. Más del 80 por ciento de los encuestados argentinos opinó que los hijos que se sientan en la mesa a almorzar o cenar con sus padres a menudo "son más felices, tienen más confianza en sí mismos y mayores habilidades discursivas". Todas características que, según concluye el estudio, son positivas para el buen rendimiento escolar. La empresa Knorr encargó una investigación basada en 3.500 entrevistas en junio y julio a consumidores mayores de 18 años de 7 países. En Argentina, México y Rusia se empleó el sistema de encuesta telefónica asistida por computadora. Y en Canadá, EE.UU., Francia y Rusia, la encuesta on line. Tal es la valoración que se tiene de la reunión familiar durante las comidas que Argentina es el país del mundo donde más días a la semana los padres se sientan a comer con sus hijos. "En promedio, en Argentina, el 95% de las principales comidas se consumen en casa, y 4 de cada 10 de ellas con todos los miembros de la familia", indica la investigación.


CATULA comentó hace 5 años

Cuando viene mi nieto a visitarme y llega la hora de almorzar, merendar o cenar, el sabe que lo hacemos en la mesa, para poder conversar y asi compartir todo lo que nos ha pasado. Es una muy buena oportunidad de acercarnos y saber mas de ellos.


corsachivo comentó hace 5 años

Personalmente, me parece mentira que ahora la "mesa familiar" sea una terapia, como lo he leído hace poco. Este evento es una oportunidad inmejorable de educar a los hijos, de inculcarles sanas costumbres, etc. Esto da la pauta de lo equivocadas que están muchas personas al creer que se debe comenzar la educación de los hijos a cierta edad, cuando lo mejor es hacerlo desde su propio nacimiento con actitudes, hablándoles, cantándoles, etc.


saelqu comentó hace 5 años

Compartir la mesa con la familia es importantisimo por lo tanto cambie mis horarios de trabajo a fin de reunirme con ellos diariamente ,cuando llegan del colegio aparte de disfrutar de una comida caliente hecha por mama


abuelopedro comentó hace 5 años

estoy totalmente seguro, que la mesa familiar, no se basa solo, en una buena comida, bien equilibrada, sino, de la reunion familiar,, para conversar, de los temas diarios, sin un televisor, prendido, en la comida


Dianetango comentó hace 5 años

Yo creo que no sólo la alimentación, sino que la mesa familiar ayuda a la charlar temas, afianza los vínculos, hace que los hijos confíen en sus padres los problemas cotidianos. Creo que debe tratar de conservarse la mesa familiar, a pesar del obstáculo de l falta de tiempo


mamita comentó hace 5 años

Muy buena nota.


Meli221 comentó hace 5 años

Muy buena la nota!!!


grangranlectora comentó hace 5 años

Muy buena la nota. En la provincia de Buenos Aires se está intentando dejar de lado los comedores escolares, donde los niños comen solos, para que las familias de bajos recursos lleven los alimentos a sus casas y los niños comiencen a comer en familia al menos una vez al día. En las escuelas hemos notado que aumenta la atención, disminuye la violencia y favorece la relación entre padres e hijos el momento compartido en la mesa familiar pues se favorece la comunicación de sentimientos y experiencias vividas diariamente. En casa nos reunimos a la noche y esperamos ese momento del día para encontrarnos y compartir ese espacio sin interrupciones. Es un momento de relax, de poner en común la vida. Ahora somos adultos todos, pero nos acostumbramos desde chicos a hacerlo y ahora mis nietos lo viven en su casa. Vale la pena probarlo.


silvanadaniele comentó hace 5 años

En casa, el momento de reunión familiar diario es la cena (mi esposo y yo trabajamos). Es muy importante para mantener una buena comunicación. En general trato de que mis hijos -de 2 y 6 años- colaboren en los preparativos (alcanzar la sal, poner los vasos, por ejemplo).


negralinda comentó hace 5 años

CREO QUE LO IDEAL ES BUSCAR UN HORARIO EN QUE ESTE TODA LA FAMILIA REUNIDA Y HACERLO ESE COMO EL MAS IMPORTANTE DEL DIA.- NOSOTROS ACOSTUMBRAMOS LA HORA DE LA CENA, SIN TV., Y TRATAMOS TODOS LOS TEMAS DEL DIA DE CADA UNO, SE HACE COSTUMBRE Y ES MUY BUENO, CORTAMOS HASTA EL TEL. ASI NO NOS INTERRUMPE NADIE.


FERCEDAN comentó hace 5 años

ME ENCANTO LA NOTA ASI HACIAMOS DESDE CHICOS ,TODOS A COMPARTIR LA MESA HASTA NO DEJABAN PRENDER EL TELEVISOR ,YO AHORA HAGO LO MISMO Y NOS GUSTA


SUSANA131 comentó hace 5 años

EXELENTE NOTA, SI TODOS COMPARTIRIAMOS LA MESA FAMILIARCOMO LO HACIAN NUESTROS ABUELOS, NUESTROS PADRES, DONDE NOS CONTABAMOS TODO LO SUCEDIDO DURANTE EL DIA Y SE BUSCABA LA MEJOR SOLUCIÓN, SIN PELEAS , DISCUCIONES, SIN ,TELE,RADIO,CELULAR,ETC,LAS CONDUCTAS DE NUESTROS HIJOS SERIAN MUY DISTINTAS, ES UNA LASTIMA QUE SE PIERDA ESA INTIMIDAD FAMILIAR.


EduardoRuiz comentó hace 6 años

mi hija Hemilce de 19 años tambien le encanta RD ella me inscribio en la página ella suele frecuentarla mucho y quiere ahora comentar asi que le voy a dar el tiempo...hola RD soy Hemi...estoy muy contenta por hacer mi primer post en esta seccion de la revista me encanta este articulo y me gusta mucho todas las secciones que estan incluidas en la RD...REALMENTE AYUDA A LAS PERSONAS...en mi casa nos a ayudado a todos ...inclso a mi que soy la mas chica y "rebelde" de la casa.. :) bueno sinceros agradecimientos de parte de todita mi familia en especial de mi ; )


Beatricita comentó hace 6 años

En mi familia es sagrada la comida familiar. Siempre nos esperamos y almorzamos y cenamos todos juntos. Es el momento de compartir y conocer todo lo que nos pasó en eldía. Aprovechamos con mi esposo para aconsejar a los niños sin que suene como un sermón. Todos disfrutamos un montón.


maicena comentó hace 6 años

Excelente !!!! considero q se debe compartir más q hoy en día con la tv o la compu no se comparte


lililu comentó hace 6 años

ME PARECIO MUY BUENA LA NOTA!! ES LO MEJOR , SIN TELEVISIÓN, SIN DISCUSIONES...


Andy comentó hace 6 años

Qué excelente nota!!!!! Los felicito!!!! Hace un tiempo tuve una charla con mi marido y le comenté la importancia de comer en familia con el televisor apagado, lo consideró y lo pusimos en práctica... Es maravilloso, podemos conversar de nosotros, de lo que hicimos o de lo que tenemos que hacer en el resto del día, de cosas que nos gustaron, que nos pasaron, etc. Realmente nos hace muy bien y se lo recomendamos a todos. Besos y gracias por darnos esta posibilidad de dar nuestra opinión.


chichi53 comentó hace 6 años

considero el compartir la mesa familiar como un puntal de relevancia en la formación de nuestros hijos. Ademas de obtener hábitos y costumbres que favorecen a su bienestar fortalece el vínculo entres sus componentes , siendo este el momento y lugar para el diálogo diario que permita resaltar valores y normas de convivencia que los formaran como individuos responsables


Lady_Cain comentó hace 6 años

Comer es un acto social e ìntimo, ello porque involucra un acto tan primario y bàsico como la alimentaciòn con los lazos afectivos de nuestros primeros socializadores que son los padres.


vialdo comentó hace 6 años

El no compartir la mesa con la familia loleva al camino del desarraigo familiar . En estos tiempos el trabajo ,estudio u otras ocupaciones hacen que se valoren poco los encuentros familiares .Por esa razon es que hay que bregar para que en el ceno familiar los encuentros sean amenos y enriquecidos con los comentarios de c/u ,respetar los tiempos de los integrantes y as``i son amenos los encuentros .Agradesco este espacio que me da´´Selecciones para dar mi opinion.--------------


Asangona comentó hace 6 años

Hola a todos, que linda pero linda nota, es un tema que ya se està perdiendo!!!!! y no debemos dejarlo que desapareza, recuerdo cuando era chica los ùnicos dìas que tenìamos los 4 de compartir la mesa familiar eran los domingos !!!!! que papà no iba a trabajar, en dìas de semana llegaba muy tarde pues tenìa 3 trabajos, mamà nos criò a las 2, pero el domingo era sagrado !!!!! tanto a la hora del almuerzo, como la meriendo (algo màs flexibles) y la cena, que hermosos recuerdos tengo, eran momentos donde disfrutabamos los 4 con lo que habìa, a veces màs a veces menos, y por lo general mamà siempre trataba que los domingos fueran especiales para los 4, haciendonos sus simples y ricas comidas (su tortilla de patatas, sus guisos, las ensaladas tipo salpicòn que hacìa papà, recuerdo que luego que terminabamos de comer al mediodìa tomabamos un cafecito y papà siempre tenìa escondidito algùn licorcito o cognac (para mi hermana) y nos haciamos unas hermosas sobremesas. Hoy en dìa, mi esposo y yo de 55 años, no tenemos hijos, ambos por suerte criados bajo las mismas premisas, seguimos manteniendo ese ritual "sagrado"!!!!! Los domingos que no trabaja, a las 13/13.15 almorzamos ponemos los platos y vasos del domingo, tranquilos, charlamos, a la noche tipo 21 hs. (y como todos los dìas que èl no està trabajando a esa hora) se cena y sì que quieren reir de 21 a 22 hs no se atiende el telèfono, a no ser que sea mi divina mamà de 88 años. Es el tiempo que tenemos para nosotros y lo aprochamos y exprimimos al màximo. Por eso si me permiten con todo respeto yo dirìa: " La mesa como lugar de encuentro: la importancia de comer en familia" Si bien el ritmo de vida y las obligaciones laborales han llevado a que el encuentro familiar sea más dificultoso, la reunión y el compartir alrededor de la mesa no ha perdido vigencia, padres e hijos valoran esas reuniones. ¿Cuál es la importancia de compartir y qué se comparte? “En la adolescencia el cuerpo cambia, los referentes adultos también, su relación con los otros se modifica, así como su visión de la sociedad. Su identidad –definida como imagen y sentimiento- se afirma. Desde lo intelectual, existencia, pertenencia y actitud corporal se afianzan; desde el sentimiento, hay una experiencia interior de reconocimiento de sí mismo que se modifica con el devenir. El investimiento positivo de la representación de sí se alude con el término autoestima”, comienza su explicación la especialista. “El adolescente confronta con sus padres, confrontación que implica un reconocimiento mutuo de las diferencias, que instala un campo de malestar, con componentes agresivos y de ternura. Inmadurez adolescente que no requiere otra cura que el paso del tiempo. Momentos donde es necesario el sostén de la familia, amigos y sociedad. Los padres tienen que afrontar el convertirse en objetos inadecuados. Con el devenir del este proceso y un buen apuntalamiento de la familia, de los pares y de la sociedad en general, el adolescente puede apropiarse de la fuerza vital que aporta el ejercicio de la hostilidad, como base de sentimiento que aportan confianza y seguridad, y le permite el desprendimiento de la familia y el ejercicio de la autonomía”, explica la Dra. Diana Pasqualini, médica pediatra dedicada a la atención de adolescentes desde 1979. El momento familiar de encuentro puede variar según costumbres, cultura y situación económica. En nuestro país, a veces es en el momento del mate, otras en salidas madre-hija haciendo compras, en ocasiones padres e hijos generan ese encuentro en la cancha. Pero el más valorado es alrededor de la mesa familiar, en el momento de la cena y, a veces, los fines de semana. En esos momentos es importante el diálogo para conocerse y establecer el vínculo. La cultura contemporánea ha modificado de tal forma la lógica del tiempo cotidiano en función del trabajo y de la productividad que ha debilitado la referencia simbólica de la mesa. Ésta ha quedado reservada para los domingos o para los momentos especiales, de fiesta o de aniversario, cuando los familiares y amigos se encuentran. Pero, por regla general, ha dejado de ser el punto de convergencia permanente de la familia. “La mesa familiar ha sido sustituida lamentablemente por el fast food, comida rápida que sólo hace posible la nutrición, pero no la comensalidad. Yo solía dar charlas sobre trastornos alimentarios y comencé a estudiar la historia de la anorexia y de la bulimia, y a partir de allí, eso me llevó a estudiar la historia de la comensalidad. Comensalidad significa comer y beber juntos alrededor de la misma mesa. Ésta es una de las referencias más ancestrales de la familiaridad humana, pues en ella se hacen y se rehacen continuamente las relaciones que sostienen la familia. La mesa es el lugar privilegiado de la familia, de la comunión y de la hermandad. En ella se comparte el alimento y con él se comunica la alegría de encontrarse, el bienestar. Aparece como un espacio para dialogar, como una oportunidad de los padres de transmitir valores, costumbres y normas a sus hijos. Un estudio que realizamos, reveló que el lugar más frecuente en el que se encuentran y dialogan los hijos y sus padres es en la cena. Refieren tanto adultos como adolescentes que los temas más frecuentes son sobre los aspectos cotidianos, la escuela y el trabajo. Algunos además hablan de lo que piensan y de lo que sienten, pero no todos. Y también hay comentarios sobre los amigos, las salidas y los proyectos de futuro”, refiere la Dra. Pasqualini, directora de dos programas de actualización sobre abordaje integral del adolescente, uno dictado desde la Facultad de Medicina Virtual, UBA, el otro presencial en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Diálogo alrededor de la mesa Pero en la mesa no sólo surgen coincidencias, muchas veces puede ser lugar de diferencias generacionales, discusiones familiares o de pareja. Esto debe ser tomado también como algo positivo. Explica la especialista: “La mesa no tiene por qué ser siempre un espacio de placer, las discusiones forman parte de la vida cotidiana y eso también es una forma de enseñar a los hijos. Las discusiones con respeto y sin violencia, pueden sumar. También se sabe que cuando la familia tiene diálogo, este es un buen sostén y la salud del niño o adolescente se conserva mejor, por eso se cree que compartir estos momentos funciona un poco como prevención de adicciones, de trastornos alimentarios. El diálogo es fundamental. A veces el dialogo es difícil por la confrontación propia de este momento de la vida en que los chicos ya no sienten que sus padres son las personas idealizadas de la infancia, prefieren estar solos o con sus amigos y buscan nuevos referentes entre los adultos. Es frecuente que traten de imitar a un deportista o a un cantante u a otra figura con la que se identifican Y también que un día piensen una cosa y otro día otra. No les suele gustar oír consejos ni que constantemente le pregunten que hace, que piensa, que siente. Necesitan de momentos de intimidad”. Debe reconocerse entonces que la mesa es también lugar de tensiones y de conflictos familiares, donde las cosas se discuten abiertamente, se explicitan las diferencias y pueden establecerse acuerdos, donde existen también silencios perturbadores que revelan todo un malestar colectivo. También es importante tener en cuenta que hay familias con diferentes problemas que llevan a que el encuentro sea dificultoso. “En algunas el televisor interfiere en el dialogo pero hay quienes piensan que sirve de disparador para charlar. A veces el teléfono suena todo el tiempo. En algunas casas cada uno come solo en su cuarto, frente al televisor, el teléfono o la computadora. Algo importante a tener en cuenta es que los padres tienen que ser conscientes que no pueden diseñarle el mundo al adolescente. Hay padres que piensan que los hijos deben escucharlos pero no dan valor a la opinión del adolescente. Y también hay padres devaluados por no poder ejercer el rol de proveedores. Y a veces la falta de coincidencia de horarios, la violencia y la carencia alimentaria impiden el encuentro”, dice la médica. Beneficios de una mesa familiar Según la Dra. Pasqualini, “El beneficio radica en conocerse, saber lo que cada uno piensa, hablar de alegrías y tristezas, enriquecerse con las diferentes opiniones, aprender de las cosas lindas que le pasa al otro y superar las frustraciones. A enfrentar el mundo, conocer los riesgos, hacer proyectos de futuro. Promueven estos encuentros el desarrollo de la autoestima del adolescente, su autonomía y su aprendizaje. En general, las interacciones entre el adolescente y su familia conllevan muchos beneficios psicológicos y sociales para él. Los jóvenes que se relacionan satisfactoriamente y de forma frecuente con su familia son menos propensos a tener problemas de drogas, trastornos depresivos o desórdenes alimenticios”. La familia es fuente de afecto, sostén y sentimiento de pertenencia. Su función primordial es actuar como modelo identificatorio positivo, a través de la escucha y el dialogo y planeando actividades acordes con dichos fines. Los padres cumplen un rol significativo en brindar y mantener el bienestar del adolescente. Y el bienestar tiene que ver con la salud mental. “Y a modo de conclusión, sobre la mesa familiar, esta no ha perdido vigencia como situación de encuentro sino que, en general, es un lugar valorizado especialmente la cena y los fines de semana. Allí se habla de los temas cotidianos, el trabajo, el estudio, las dificultades económicas, los proyectos, los conflictos y las disidencias. Los obstáculos que dificultan el encuentro son la falta de comida y la diferencia de horarios de los integrantes. Otro elemento importante, obstaculizador del encuentro es la violencia en los vínculos familiares. Hay algunos adolescentes que manifiestan disfrutar de sus momentos de soledad, y esto es lógico teniendo en cuenta que a esa edad están formando su propia identidad. La necesidad de espacios en familia forma parte indispensable del sostén que los adolescentes necesitan para su independencia. La posibilidad de que los médicos podamos indagar sobre encuentros familiares nos da información para evaluar los vínculos en el hogar y nos permite intervenir sobre las circunstancias de vida familiar del adolescente”, concluye la doctora y deja algunas recomendaciones: Promover el diálogo familiar. Encuentros en el hogar y salidas juntos. Fomentar el vínculo con pares y el interés en las actividades escolares. Discutir límites, el respeto a adultos y pares, evitar presiones negativas. Dialogar sobre proyectos futuros. Respetar la privacidad del adolescente. Es importante recordar que los chicos se sienten conectados cuando: - hay comida en casa. - se comparte una comida. - los padres saben con quién sale. - los padres no se olvidan de eventos especiales. - existe diálogo sobre aspectos cotidianos y la sexualidad y le preguntan cómo le ha ido en el examen. - los padres imponen normas en cuanto al sueño, la alimentación, la recreación, el trabajo sin ser autoritarios ni laissez faire. - los padres consultan precozmente ante situaciones de riesgo. Para los que no tenemos a nuestros papàs (mamà y papà), disfrutemos con quien nos quede, y si no queda ninguno tambìe hagamoslo con nuestro esposo sea que tengamos o no tengamos hijos, veràn que lindo y placentero es, se los aseguro Saludos a todos Si bien el ritmo de vida y las obligaciones laborales han llevado a que el encuentro familiar sea más dificultoso, la reunión y el compartir alrededor de la mesa no ha perdido vigencia, padres e hijos valoran esas reuniones. ¿Cuál es la importancia de compartir y qué se comparte? “En la adolescencia el cuerpo cambia, los referentes adultos también, su relación con los otros se modifica, así como su visión de la sociedad. Su identidad –definida como imagen y sentimiento- se afirma. Desde lo intelectual, existencia, pertenencia y actitud corporal se afianzan; desde el sentimiento, hay una experiencia interior de reconocimiento de sí mismo que se modifica con el devenir. El investimiento positivo de la representación de sí se alude con el término autoestima”, comienza su explicación la especialista. “El adolescente confronta con sus padres, confrontación que implica un reconocimiento mutuo de las diferencias, que instala un campo de malestar, con componentes agresivos y de ternura. Inmadurez adolescente que no requiere otra cura que el paso del tiempo. Momentos donde es necesario el sostén de la familia, amigos y sociedad. Los padres tienen que afrontar el convertirse en objetos inadecuados. Con el devenir del este proceso y un buen apuntalamiento de la familia, de los pares y de la sociedad en general, el adolescente puede apropiarse de la fuerza vital que aporta el ejercicio de la hostilidad, como base de sentimiento que aportan confianza y seguridad, y le permite el desprendimiento de la familia y el ejercicio de la autonomía”, explica la Dra. Diana Pasqualini, médica pediatra dedicada a la atención de adolescentes desde 1979. El momento familiar de encuentro puede variar según costumbres, cultura y situación económica. En nuestro país, a veces es en el momento del mate, otras en salidas madre-hija haciendo compras, en ocasiones padres e hijos generan ese encuentro en la cancha. Pero el más valorado es alrededor de la mesa familiar, en el momento de la cena y, a veces, los fines de semana. En esos momentos es importante el diálogo para conocerse y establecer el vínculo. La cultura contemporánea ha modificado de tal forma la lógica del tiempo cotidiano en función del trabajo y de la productividad que ha debilitado la referencia simbólica de la mesa. Ésta ha quedado reservada para los domingos o para los momentos especiales, de fiesta o de aniversario, cuando los familiares y amigos se encuentran. Pero, por regla general, ha dejado de ser el punto de convergencia permanente de la familia. “La mesa familiar ha sido sustituida lamentablemente por el fast food, comida rápida que sólo hace posible la nutrición, pero no la comensalidad. Yo solía dar charlas sobre trastornos alimentarios y comencé a estudiar la historia de la anorexia y de la bulimia, y a partir de allí, eso me llevó a estudiar la historia de la comensalidad. Comensalidad significa comer y beber juntos alrededor de la misma mesa. Ésta es una de las referencias más ancestrales de la familiaridad humana, pues en ella se hacen y se rehacen continuamente las relaciones que sostienen la familia. La mesa es el lugar privilegiado de la familia, de la comunión y de la hermandad. En ella se comparte el alimento y con él se comunica la alegría de encontrarse, el bienestar. Aparece como un espacio para dialogar, como una oportunidad de los padres de transmitir valores, costumbres y normas a sus hijos. Un estudio que realizamos, reveló que el lugar más frecuente en el que se encuentran y dialogan los hijos y sus padres es en la cena. Refieren tanto adultos como adolescentes que los temas más frecuentes son sobre los aspectos cotidianos, la escuela y el trabajo. Algunos además hablan de lo que piensan y de lo que sienten, pero no todos. Y también hay comentarios sobre los amigos, las salidas y los proyectos de futuro”, refiere la Dra. Pasqualini, directora de dos programas de actualización sobre abordaje integral del adolescente, uno dictado desde la Facultad de Medicina Virtual, UBA, el otro presencial en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Diálogo alrededor de la mesa Pero en la mesa no sólo surgen coincidencias, muchas veces puede ser lugar de diferencias generacionales, discusiones familiares o de pareja. Esto debe ser tomado también como algo positivo. Explica la especialista: “La mesa no tiene por qué ser siempre un espacio de placer, las discusiones forman parte de la vida cotidiana y eso también es una forma de enseñar a los hijos. Las discusiones con respeto y sin violencia, pueden sumar. También se sabe que cuando la familia tiene diálogo, este es un buen sostén y la salud del niño o adolescente se conserva mejor, por eso se cree que compartir estos momentos funciona un poco como prevención de adicciones, de trastornos alimentarios. El diálogo es fundamental. A veces el dialogo es difícil por la confrontación propia de este momento de la vida en que los chicos ya no sienten que sus padres son las personas idealizadas de la infancia, prefieren estar solos o con sus amigos y buscan nuevos referentes entre los adultos. Es frecuente que traten de imitar a un deportista o a un cantante u a otra figura con la que se identifican Y también que un día piensen una cosa y otro día otra. No les suele gustar oír consejos ni que constantemente le pregunten que hace, que piensa, que siente. Necesitan de momentos de intimidad”. Debe reconocerse entonces que la mesa es también lugar de tensiones y de conflictos familiares, donde las cosas se discuten abiertamente, se explicitan las diferencias y pueden establecerse acuerdos, donde existen también silencios perturbadores que revelan todo un malestar colectivo. También es importante tener en cuenta que hay familias con diferentes problemas que llevan a que el encuentro sea dificultoso. “En algunas el televisor interfiere en el dialogo pero hay quienes piensan que sirve de disparador para charlar. A veces el teléfono suena todo el tiempo. En algunas casas cada uno come solo en su cuarto, frente al televisor, el teléfono o la computadora. Algo importante a tener en cuenta es que los padres tienen que ser conscientes que no pueden diseñarle el mundo al adolescente. Hay padres que piensan que los hijos deben escucharlos pero no dan valor a la opinión del adolescente. Y también hay padres devaluados por no poder ejercer el rol de proveedores. Y a veces la falta de coincidencia de horarios, la violencia y la carencia alimentaria impiden el encuentro”, dice la médica. Beneficios de una mesa familiar Según la Dra. Pasqualini, “El beneficio radica en conocerse, saber lo que cada uno piensa, hablar de alegrías y tristezas, enriquecerse con las diferentes opiniones, aprender de las cosas lindas que le pasa al otro y superar las frustraciones. A enfrentar el mundo, conocer los riesgos, hacer proyectos de futuro. Promueven estos encuentros el desarrollo de la autoestima del adolescente, su autonomía y su aprendizaje. En general, las interacciones entre el adolescente y su familia conllevan muchos beneficios psicológicos y sociales para él. Los jóvenes que se relacionan satisfactoriamente y de forma frecuente con su familia son menos propensos a tener problemas de drogas, trastornos depresivos o desórdenes alimenticios”. La familia es fuente de afecto, sostén y sentimiento de pertenencia. Su función primordial es actuar como modelo identificatorio positivo, a través de la escucha y el dialogo y planeando actividades acordes con dichos fines. Los padres cumplen un rol significativo en brindar y mantener el bienestar del adolescente. Y el bienestar tiene que ver con la salud mental. “Y a modo de conclusión, sobre la mesa familiar, esta no ha perdido vigencia como situación de encuentro sino que, en general, es un lugar valorizado especialmente la cena y los fines de semana. Allí se habla de los temas cotidianos, el trabajo, el estudio, las dificultades económicas, los proyectos, los conflictos y las disidencias. Los obstáculos que dificultan el encuentro son la falta de comida y la diferencia de horarios de los integrantes. Otro elemento importante, obstaculizador del encuentro es la violencia en los vínculos familiares. Hay algunos adolescentes que manifiestan disfrutar de sus momentos de soledad, y esto es lógico teniendo en cuenta que a esa edad están formando su propia identidad. La necesidad de espacios en familia forma parte indispensable del sostén que los adolescentes necesitan para su independencia. La posibilidad de que los médicos podamos indagar sobre encuentros familiares nos da información para evaluar los vínculos en el hogar y nos permite intervenir sobre las circunstancias de vida familiar del adolescente”, concluye la doctora y deja algunas recomendaciones: Promover el diálogo familiar. Encuentros en el hogar y salidas juntos. Fomentar el vínculo con pares y el interés en las actividades escolares. Discutir límites, el respeto a adultos y pares, evitar presiones negativas. Dialogar sobre proyectos futuros. Respetar la privacidad del adolescente. Es importante recordar que los chicos se sienten conectados cuando: hay comida en casa. se comparte una comida. los padres saben con quién sale. los padres no se olvidan de eventos especiales. existe diálogo sobre aspectos cotidianos y la sexualidad y le preguntan cómo le ha ido en el examen. los padres imponen normas en cuanto al sueño, la alimentación, la recreación, el trabajo sin ser autoritarios ni laissez faire. los padres consultan precozmente ante situaciones de riesgo.


Beastella comentó hace 6 años

Esta nota me ha impresionado gratamente!! Vengo de una familia de 7 (con una hermana de crinza incluida) y NUNCA perdimos el hábito de hacer las principales comidas alrededor de la mesa. Si teniamos diferentes horarios al mediodia, por el colegio o trabajo de mis padres, seguro íbamos almorzando en tandas, pero a la cena no fallaba la reunión familiar. Si bien mi padre no era de mucho hablar en esos momentos, los más chicos teníamos la oportunidad de comentar nuestro día, cosas sobre la escuela, amistades, proyectos, etc y éramos escuchado y eventualmente aconsjeados por el resto de la familia!! Hoy por hoy, recien casada y sin hijos aún, tratamos con mis esposo de no dejar pasar la oportunidad de servir una mesa "linda" auqneue las comidas sean frugales o ligereas y aprovechamos ese espacio como un momento especial. Ambos compartimos la idea de que cuando lleguen nuestros hijos les vamos a inculcar éste hermoso hábito de la reunión familiar a la hora de las comidas. Gracias Revista Selecciones por darnos estos momentos con olorcito al pasado y añoranzas!!


vikinga comentó hace 6 años

La mesa familiar posibilita que se reuna el grupo que convive en el hogar al menos una vez al día. Compartan las experiencias de las personas que se sientan con la intención de incorporar alimentos pero que además resulta altamente positivo ese momento de reunión pues no solo se come sino que se interactuan muchas sensaciones que gratificarán a sus integrantes , Estará en manos de quienes orienten el diálogo en que además se convierta en un momento agradable y placentero, que debemos mantener y difundir.


Moni05 comentó hace 6 años

Estoy de acuerdo con lo que dice el artículo pero a veces no se cumple. Siempre tratamos en mi familia de compartir la mesa familiar. Así me educaron mis padres, lo hice con mis hijas y lo continuamos haciendo cuando ellas vienen a casa con mis nietas. Sin embargo hay otros factores que inciden en los trastornos alimentarios y deben tenerse en cuenta para que los padres detecten los síntomas y puedan hacer las consultas médicas y psicológicas necesarias. Como madre de una hija bulímica en recuperación, quiero poner en alerta a otros padres que estén pasando por lo mismo porque si no se tratan debidamente las consecuencias para el o la paciente y la familia son muy serias.


juanaaida comentó hace 6 años

yo soy diria mi hija antigua ya que siempre la acostumbre (salvo los domingos) a compartir la mesa conmigo y con su padre y hoy por hoy cuando me dejan a mis nietas trato de enseñrles lo mismo, la mesa en familia es una manera de compartir un momento agradable en familia, yo daria mi vida por seguir compartiendo comidas con mis padres que ya no tengo