Angele Enzenzi. Argentina mía

La Guerra Civil de Zaire despertó su naturaleza de madre, y ante la urgencia de preservar a su bebé de aquel infierno, se exilió a la Argentina, dejando toda su vida atrás.

  • Angele Enzenzi. Argentina mía

Foto 1 de 1


Por Luciana Dorigo

(continuación de: Angele Enzenzi. "Argentina mía")

AngeleA principios de la década del 90, Zaire (actual República Democrática del Congo), gobernada por un régimen autoritario y violento, sufría una profunda inestabilidad política que desencadenó en una guerra civil que involucró conflictos interétnicos entre los bangala (del norte) y los bakongo (del sur). Angele era de la etnia bangala que estaba siendo derrotada, por lo que su situación se convirtió en la de una “perseguida política”.

El conflicto despertó su naturaleza de madre, y ante la urgencia de preservar a su bebé de aquel infierno, no dudó en buscar resguardo en el país vecino, Angola, incluso sin despedirse de sus trece hermanos ni de sus padres.

Al poco tiempo de su exilio, la idea de un pronto regreso a su hogar se desvaneció. No sólo se había agravado la situación en Zaire, sino que la crisis también amenazaba la paz de Angola. Las fronteras se cerraban y Angele se enfrentó a la difícil decisión de un desarraigo aún más lejano para salvaguardar su vida y la de su hijo: el único vuelo disponible tenía como destino Brasil.

Fue un amigo angoleño quien los ayudó a conseguir los pasajes y documentos necesarios para escapar, además de aconsejarles que siguieran camino al sur, hasta la Argentina, donde tendrían más oportunidades de trabajo. Así, Angele cruzó el Atlántico junto a su bebé y a su pareja, con quien, en ese momento, mantenía ya una deteriorada relación.

Luego de un largo viaje en avión y de cruzar la frontera con Brasil, Angele y su familia llegaron a Buenos Aires un sábado de otoño con el espíritu cansado y los bolsillos vacíos.

Fue entonces cuando vino a su mente la revista que leía en la escuela, recordó a ACNUR, la agencia de la ONU para refugiados, y de inmediato intentó comunicarse con su sede en la Argentina pero, en fin de semana, nadie atendió su llamado.

Sin saber qué hacer, vestidos con ropa liviana y sandalias, se resignaron a pasar la noche a la intemperie en la Plaza del Congreso, de Buenos Aires, cargando un bolso con la ropa de su bebé, un jarro térmico, un plato y una cuchara.

Su corazón vacilaba entre la fragilidad y la lucha. Su mente lidiaba con la incertidumbre y el miedo. Pero es impredecible el giro bienaventurado del destino: una pareja que paseaba por la plaza se detuvo ante ellos, el pequeño Rabí les había llamado su atención. Le preguntaron de dónde venían, y Angele improvisó una comunicación entre señas y un acotado portugués para transmitirles su historia.

La pareja los ayudó a contactarse con el Ministerio del Interior, adonde fueron trasladados horas más tarde para pasar las primeras dos noches en el país. La mañana del lunes siguiente trajo consigo la ayuda tan esperada; un abogado de ACNUR había sido informado sobre su situación a través del Ministerio. A partir de ese momento Angele y su hijo recibieron asistencia especializada. Primero, les cubrieron las necesidades básicas: alojamiento, comida y documentación.

Luego ella concurrió a cursos de español, (aunque Angele aprendió el idioma estudiando la Biblia en castellano y francés, simultáneamente). Fueron muy duros esos primeros años lejos de su gente, de su idioma, de sus calles y de sus costumbres, pero a Angele nada le importaba más que el bienestar de su hijo. “En reuniones de ACNUR conocí a personas de mi país en nuestra misma situación. Me hice amiga de ellos, nos dábamos contención y apoyo, hasta cuidaban de Rabí mientras yo iba a los talleres”, cuenta Angele.

La relación con su pareja se resquebrajó y decidieron separarse. Pero los lazos con su círculo de amigos, entre el desarraigo y el compañerismo, se fortalecieron. Tan es así que unos años más tarde, un compatriota de Angele le presentó a Fernando Carvallo, un buen hombre que soñaba con enamorarla.

Si bien ella se sentía insegura y no estaba dispuesta a una nueva relación, cuando conoció a esta persona sencilla y respetuosa, algo en su interior le dio luz verde para darse otra oportunidad en el amor. “No puedo prometerte mucho, sólo decirte que a mi lado nunca les faltará un plato de comida”, recuerda Angele la frase que le dejó huella.

Dos años después, en 1999, nació Melanie, una hermosa niña que consagró la familia. Angele siguió recibiendo apoyo de ACNUR. Realizó una especialización en fotografía, y le otorgaron un microcrédito para que, junto con Fernando, hoy tengan su propia casa de fotografía ubicada muy cerca de la estación de tren Adolfo Sourdeaux en la localidad Malvinas Argentinas, en el Gran Buenos Aires.

Allí viven hace 14 años, tranquilos y felices. Aquel bebé que llegó en brazos, sin enterarse de los obstáculos que su mamá sorteó para protegerlo, hoy “ya es todo un hombre y somos muy unidos”, dice Angele orgullosa y emocionada. Con 19 años, Rabí, colabora todos los días en la atención del negocio y estudia para ser Marino Mercante con la ilusión de cruzar el océano. Tiene una excelente relación con su hermanita de 12 años y un vínculo verdadero de
padre e hijo con Fernando.

“Este país me dio la tranquilidad de convivir con personas que me aceptan con mi color de piel y respetan mis costumbres”. Angele se reconoce como una mujer valiente, es feliz viendo crecer a sus hijos sanos y fuertes en la Argentina que es, sin duda, su hogar. “Si no fuera por proteger a Rabí, nunca hubiera llegado hasta aquí”.


REFUGIADOS

ACNUR asiste desde 1950 a refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos y repatriados. Tarea por la cual recibió dos veces el Premio Nobel de la Paz (1954 y 1981). Hoy la población de interés del ACNUR asciende a cerca de 32 millones de personas. acnur.org

 



  

Dejá tus comentarios

Usuarios registrados: Ingresar

Conectar con Facebook
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.


  • pepiro

    Buenos Aires

    Nuestra ARGENTINA es siempre un paraíso para los inmigrantes

    09/03/2014 18:58


  • patrimn

    Buenos Aires

    una nota excelente!!

    17/07/2013 16:18


  • grandiosa

    Jujuy

    A ti mi guerrera invencible, a ti luchadora incansable, a ti mi amiga constante de todas las horas muchas felicidades !!!! son invencibles !

    07/07/2013 15:46


  • grandiosa

    Jujuy

    A ti mi guerrera invencible, a ti luchadora incansable, a ti mi amiga constante de todas las horas muchas felicidades !!!! son invencibles !

    07/07/2013 15:45


  • chufita

    Córdoba

    m

    01/04/2013 11:40


  • ojito85

    Entre Ríos

    Una historia de amor y coraje muy conmovedora

    18/02/2013 19:25


  • daga

    Río Negro

    muy linda historia, muy conmovedora.

    19/01/2013 20:41


  • ferramian

    Buenos Aires

    Buenísima historia!!!!!

    26/09/2012 17:40


  • lulu16

    Muy linda nota.

    18/08/2012 20:03


  • di_vane

    Córdoba

    muy buen relato

    06/05/2012 19:40


  • joseluis13

    Buenos Aires

    buenisimo

    01/05/2012 15:49


  • MariTup!!

    Catamarca

    Excelente

    26/04/2012 02:48


  • dbueno

    Jujuy

    LINDA NOTA !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    23/04/2012 16:18


  • 005Quico

    Capital Federal

    Qué buena historia!

    07/04/2012 12:12


  • Marujader

    Capital Federal

    Muy linda la histormia.

    06/02/2012 13:39


  • LAURY-S16

    Corrientes

    QUE HERMOSA HISTORIA CUANTO CORAJE Y AMOR

    29/01/2012 03:57


  • susana1954

    Mendoza

    grasias a DIOS tenemos un pais generoso

    06/11/2011 13:33


  • SONIAPRYST

    Corrientes

    Muy emotiva la historia. Por mujer, por madre, por luchadora!!!!! vale el Titulo de Supermamás...

    30/10/2011 21:54


  • bailarina

    Buenos Aires

    Muy emotiva la historia y con final feliz para esta gran mujer que supo seguir lo que su corazón le decía cómo actuar al ser madre.
    Mi emoción más grande es que mi esposo es descendiente de africanos y más me uno a ella y a sus hijos y al hombre que supo valorarla.
    Nuestro país es tierra de todos. Así somos los argentinos.
    Y como siempre escribo: NO A LA DISCRIMINACIÓN!!!.

    29/10/2011 04:54


  • VIOLES

    Entre Ríos

    QUE EMOCION SABER QUE HAY GENTE CON FORTALEZA Y QUE TENEMOS UN PAIS PROTECTOR. DIOS NOS BENDIGA A TODOS.

    26/10/2011 20:40


  • Greis07

    Córdoba

    Emotiva historia del coraje de una bella mujer...!!!!!

    19/10/2011 15:48


  • pedrotejerina

    San Luis

    muy emocionante historia... Dios bendiga nuestra tierra

    19/10/2011 13:37


  • castor177

    San Juan

    que linda historia

    17/10/2011 09:19


  • pepiro

    Buenos Aires

    Una historia mas de la/os inmigrantes que llegan y son bienvenidos a esta fabulosa tiera

    10/10/2011 14:23


  • olgakoval

    Córdoba

    LAS MADRES TODO LO PUEDEN ,EN EL CASO DE ANGELE DOBLE RECONOCIMIENTO ,POR TODO LO QUE TUVO QUE PASAR

    09/10/2011 15:45


  • celiasj

    San Juan

    Una bellisima historia de coraje y amor maternal

    03/10/2011 16:25


  • takataka

    Capital Federal

    Cuánto valor se necesita para tomar una decisión así! Venir a un país totalmente distinto con idioma y costumbres muy diferentes.

    03/10/2011 13:01


  • rotcehoremor

    Buenos Aires

    bienvenidos,.-

    03/10/2011 01:33


  • negralinda

    Chubut

    dura historia, pero bella,! Bella mujer un color hermoso de su piel, y muestra felicidad aunque se haya separado de su familia materna no?pero asi esuna madre hace lo imposble por su hijo!

    30/09/2011 10:41