Un milagro para Milagros

La vida de una nena que nació con un raro defecto en las piernas dependía de una operación muy complicada y de la habilidad de un médico.

EN UNA CLÍNICA DE UN lejano pueblo de la provincia de Huancayo, en los Andes peruanos, Sara Arauco, de 19 años, dio a luz a su primera hija tras soportar 11 horas de dolor en un parto complicado. Pero en vez de que el personal médico expresara frases de alivio, guardó un repentino silencio.
—¡Por Dios! —exclamó una enfermera—. ¿Qué fue lo que pasó?

Nadie respondió, y rápidamente se llevaron a la recién nacida para que su madre no la viera.

Esa noche, a 400 kilómetros de distancia, en Lima, el cirujano plástico Luis Rubio, director del Hospital de la Solidaridad, un centro de salud para pacientes pobres, volvía a su casa cuando sonó su teléfono celular.

—¿Ya vio las noticias? —le preguntó Luis Castañeda Lossio, el alcalde de la ciudad capital.

Le contó a Rubio que un hombre de Huancayo, Ricardo Cerrón, de 24 años, había salido en televisión pidiendo ayuda para curar a su hija recién nacida. No tenía dinero y, sin atención médica especializada, la niña estaba condenada a morir.

—¿Hay algo que podamos hacer por ella? —le preguntó el alcalde.

De inmediato, Rubio envió a Huancayo a dos médicos en una ambulancia para que trasladaran a la pequeña y a sus padres a Lima.

Al día siguiente, cuando examinó a la bebé, el médico se quedó atónito: tenía fusionadas las piernas desde las ingles hasta los tobillos, y los pies separados en forma de V, como una cola de pez. La prensa comenzó a referirse a la niña como “la Sirenita”.

Cuando Rubio alzó en brazos a la bebé, de poco más de dos kilos de peso, ésta contrajo el cuerpito y se puso a llorar. ¿Qué voy a hacer?, se dijo el médico. Así no podrá vivir.

Empezó a palparle la parte inferior del cuerpo para determinar el estado de huesos, músculos y demás tejidos. La niña padecía sirenomelia, una rara malformación congénita causada por una anomalía circulatoria en las piernas durante la gestación.

El cirujano había leído sobre esta deformidad, pero jamás pensó que le tocaría atender un caso. El pronóstico era sombrío: la mayoría de los niños afectados también presentan defectos en los órganos urinarios y mueren en el vientre materno o poco después del parto. Rubio sabía solo de una niña aquejada de sirenomelia que había sobrevivido a una operación para separarle las piernas.

Lo primero que el médico debía ha-cer era examinar la estructura de la “cola de sirena”. ¿Hasta qué grado se habían formado huesos, tejido conjuntivo, nervios, tendones, músculos y vasos sanguíneos? Una vez que determinara esto con exactitud, podría formular un plan para mantener con vida a la niña, separarle las piernas y, si todo salía bien, dejarla en condiciones para que pudiera caminar.

Ordenó que le hicieran una serie de tomografías. Si los huesos de las piernas estaban fusionados, la operación sería mucho más complicada o imposible. Al revisar las imágenes vio con alivio que los huesos estaban bien formados y separados, aunque unidos por una maraña de ligamentos y tejido conjuntivo. Las placas revelaron también que a la niña solo le funcionaba un riñón, el cual estaba parcialmente formado, y que otros órganos presentaban deficiencias.

Rubio llamó por teléfono al doctor Mutaz B. Habal, de Tampa, Florida, el cirujano que había operado con éxito a la única sobreviviente conocida de sirenomelia, hoy día de 16 años. Aquél le aconsejó esperar a que la bebé creciera un poco y reuniera fuerzas para resistir la operación.

Cuando Rubio terminó de elaborar el plan de acción, informó a los padres de la niña que la operaría en un plazo de cuatro meses, y, para que no se hicieran demasiadas ilusiones, agregó:
—Debo decirles que su hija tiene pocas esperanzas de sobrevivir.

Cuando la bebé cumplió dos meses de edad, sus padres la bautizaron con el nombre de Milagros. “Para nosotros era un milagro que siguiera con vida”, comenta Sara.

A LOS CUATRO MESES, la niña ya tenía fuerzas suficientes para soportar la operación, pero como la deformidad la hacía propensa a las infecciones, hubo que aplazar la intervención varias veces. Sus padres pasaron meses agobiados por la incertidumbre.


Milagros cautivó el corazón de todo su país con su radiante personalidad.


Entre tanto, la alegría de Milagros cautivaba el corazón de toda la gente. Aun para Rubio, que había operado a cientos de niños, fue imposible no encariñarse con ella. Decía que cada nueva expresión que se dibujaba en su rostro era “un regalo extraordinario”. La prensa seguía fascinada con la historia de la Sirenita y todo Perú estaba pendiente de ella.

Antes de operar, los médicos debían asegurarse de que Milagros tuviera suficiente piel para cubrir las incisiones quirúrgicas. Cuando la niña cumplió 10 meses, el doctor Rolando Pinto, colega de Rubio, le insertó bajo el tejido que unía las piernas unas bolsas de silicona que se llenarían poco a poco con una solución salina para ensanchar la capa de piel. Sin embargo, la inserción produjo una úlcera cutánea que requirió tratamiento en una cámara hiperbárica.

TRES MESES DESPUÉS, una vez curada la úlcera, Rubio comprendió que había llegado el momento de operar. La primera tarea de los médicos fue examinar la red vascular de las piernas: si detectaban problemas, sería inútil separarlas porque no funcionarían.

Otro colega de Rubio, el cirujano cardiovascular Manuel Adrianzén, de 44 años, ordenó inyectar un medio de contraste en una arteria femoral de Milagros y observó en un monitor cómo fluía por el cuerpo.

A Adrianzén no le gustó lo que vio en la angiografía: en vez de que la sangre circulara libremente por la arteria femoral de cada pier-na, estaba fluyendo solo por la extremidad izquierda, de donde pasaba a la derecha a través de tres arteriolas anormales que conectaban las piernas justo por debajo de las rodillas. Si el suministro de sangre de la pierna derecha dependía de esas tres arteriolas, sería imposible separar las extremidades y habría que amputar la derecha.

Adrianzén aún tenía una esperanza: el catéter usado para inyectar el medio de contraste se había insertado en el muslo derecho y era posible que hubiera obstruido la circulación hacia la arteria femoral de esa pierna.

El equipo médico decidió operar. El 31 de mayo de 2005, Rubio levantó de la cuna a la niña, ya de 13 meses, y la llevó en brazos al quirófano.

Ricardo y Sara presenciaron la operación a través de un televisor de circuito cerrado en una sala de espera frente al quirófano. Dios mío, no permitas que mi hija sufra y haz que todo salga bien, suplicó Sara en silencio. Ricardo se cubrió el rostro y lloró.

Rodeado por 11 médicos y varias enfermeras, Adrianzén hizo una incisión de 15 centímetros de largo debajo de las rodillas de la niña para localizar las tres arteriolas. Una vez retraídos la piel y el tejido subyacente, aquéllas quedaron a la vista.

Milagros tenía sujeto al dedo gordo del pie derecho un sensor para medir la oxigenación sanguínea. Si el flujo de sangre hacia la pierna derecha dependía de las tres arteriolas, el nivel de oxigenación en esa extremidad disminuiría abruptamente al pinzarlas.

Una enfermera le pasó a Adrianzén las seis pinzas con que sujetaría las arteriolas, y él las fue colocando una por una. Cinco minutos después el cirujano miró el monitor que indicaba la oxigenación sanguínea, y sonrió detrás de la mascarilla quirúrgica.
—Todo se ve normal —dijo—. Podemos continuar.

Debían hacer dos incisiones coincidentes por delante y por detrás de la entrepierna para poder operar por ambos lados. Mientras Pinto alzaba la parte inferior del cuerpo de la niña tomándola por los pies, Rubio cortó la piel que mantenía unidos los talones. Una enfermera absorbió con una gasa la sangre que empezó a manar. Cuando retrajeron los bordes de la piel quedó a la vista el tejido carnoso y rojo que unía las piernas.

La operación iba a poner a prueba las habilidades de los cirujanos. Con extremo cuidado empezaron a separar nervios, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos; cauterizaban cada capa de tejido tan pronto como la cortaban para que no sangrara. Extendieron entonces la piel que se había hecho crecer con las bolsas de silicona, recubrieron con ella la parte interior de las piernas y suturaron los bordes.

Por fin, a cuatro horas y media de iniciada la operación, Rubio salió a la sala de espera, abrazó a los padres de Milagros y les dijo:
—Todo salió bien.

Al día siguiente la niña ya había vuelto en sí y de nuevo empezaba a comer. Cuando Rubio fue a verla, la pequeña le lanzó una sonrisa y con su voz aguda exclamó:
—¡Doctor!

TRES MESES DESPUÉS de la operación, debido a complicaciones en el proceso de cicatrización, fue necesario volver a unir parte de los muslos de la niña, pero en septiembre de 2006 Rubio la operó una vez más para separárselos definitivamente.

Menos de un mes después, en una sala del Hospital de la Solidaridad llena de fotógrafos, periodistas y personal médico, Sara se encontraba acuclillada ayudando a su hija a sostenerse de pie en el suelo. A varios metros de ellas, Rubio se acuclilló también y llamó a la niña:
—Mili, ven acá.

La pequeña, asida al dedo de una enfermera, dio sus primeros pasos hacia él, riendo. Luego lanzó besos a los presentes y contoneó las caderas como si estuviera bailando.

El médico hizo rodar una pelota verde hacia Milagros y ella la pateó sin titubear.
—¡Otro gol! —exclamó Rubio, y entonces la levantó en brazos y le dio un efusivo beso en la mejilla.

El enorme interés público que suscitó el caso de Milagros atrajo más fondos para el Hospital de la Solidaridad y una oleada de pacientes nuevos. En la actualidad, 16 clínicas ubicadas en las zonas más pobres de la ciudad de Lima y una en la provincia de Sullana atienden a más de 25.000 pacientes por día. Rubio planea abrir este año un centro de tratamiento para niños con malformaciones congénitas graves.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

59 COMENTARIOS

takataka comentó hace 1 año

Muy buena nota


chufita comentó hace 2 años

v


joseluis13 comentó hace 2 años

espectacular


natylehmann comentó hace 2 años

Que milagro !!! Gracias a la vida por estas ocasiones de magia!!!


Noeba comentó hace 2 años

Amen por la niña, su familia y todo el plantel médico que intervino en la cirugía. Evidentemente estuvo presente Dios en todo. ..Hospital de la solidaridad, que buena idea para replicar en el mundo.


Grei comentó hace 3 años

Qué milagro de vida, y qué médico, gracias a Dios existen todavía estos profesionales, que Dios y la Virgen los bendigan y guarden por tanto bien.


Monica1959 comentó hace 3 años

¡Qué importante es dar difusión a estos casos! Brinda esperanza a padres desesperados y ayuda a enterarse de las posibilidades médicas de salvar vidas. Sigan publicando estas historias y en lo posible, con referencias concretas: nombres de médicos, hospitales, sitios web en dónde informarse y recurrir. ¡Gracias!


Clemira57 comentó hace 3 años

¡¡¡Que el ARGÁNGEL RAFAEL siga bendiciendo las manos de tan abnegados profesionales!!!!


LauraMeza comentó hace 3 años

Y nosotros que tenemos hijos sanos no damos gracias!!!!!!!!!!!11


dbueno comentó hace 4 años

Esto demustra que en cualquier lugar del mundo se pueden hacer cosas


Bombonita comentó hace 4 años

Cuanto conocimiento, cuanta fe,cuanta fuerza emanan de este articulo, que obra maravillosa la de este medico, me supera la emocion de solo pensar en esos, padres y en esa criatura, que desde su inconciencia , debe haber puesto toda su fuera en salir adelante.- Ojala los titulares de los diarios aparecieran colmados de este tipo de noticia-milagro.- Solo voy agregar que Dios bendiga a todos aquellos que realizan este tipo de magia tan especial.- Gracias.-


Fabitadelsol comentó hace 4 años

muy bueno!!


FLORCHI comentó hace 4 años

Muy buen articulo


FLORCHI comentó hace 4 años

Muy buen articulo


solygus1 comentó hace 4 años

FELICITACIONES A ESOS PROFECIONALES QUE PONEN AMOR A LO QUE HACEN Y GRACIAS A DIOS QUE EXISTEN SERES ASI . MILY ES HERMOSA COMO NO ENAMORARSE DE ESA BEBE .OJALA ESTOS MEDICOS CONTAGIEN SU SLIDARIDAD Y SU BUEN PROCEDER


normitat comentó hace 4 años

muy buen articulo!


verdecito comentó hace 4 años

quiero brindar mi mas sincero respeto por ser un modelo para todo el mundo LO SALUDO. SEÑOR DOCTOR.... ¡ que ejemplo!


Marujader comentó hace 4 años

Que belleza de nena, y que hermosa historia, Dios existe y está al lado nuestro solo espera que lo vusquemos


facusssss comentó hace 4 años

que bonita nena! y que satisfacción produce el saber que le espera un buen futuro gracias a este dr tan capaz!


Rologanfsa comentó hace 4 años

Excelente, Dios está en todas partes.


pogonza comentó hace 4 años

Muy buena nota,cuantos doctores Rubio necesitariamos en nuestro pais!!


evazquez comentó hace 4 años

Como siempre Selecciones editando articulos interesantes, movilizantes y llenos de esperanza.....Felicitaciones a este Dr Rubio por su calidad humana y a la revista por hacerlo público.


suramita comentó hace 4 años

Realmente historias como esta, nos demuestran que en nuestro mundo existen "angeles", dispuestos a ayudar a las personas que mas les necesitan. No permitamos la apatia, pongamos siempre nuestro granito de arena y cooperemos en las causas que nos sean posibles. :)


nonita1948 comentó hace 4 años

excelente


mango1965 comentó hace 4 años

como este medico que lleva en alto el juramento en ayuda de quien lo necesita hubiera mas en nuestro medio solucionariamos miles de malformaciones que por falta de recursos muchos niños mueren en el camino


marssela2001 comentó hace 4 años

Excelente la nota.


cucaper comentó hace 5 años

Ojala hubiera muchos doctores como el doctor Rubio, con su fe y suinquebrnatable vocacion de servicio. La nota me emociono muchisimo.


nonita1948 comentó hace 5 años

muy buena nota muy conmovedora


coroi comentó hace 5 años

En la tv ví el caso de una nena cuyos padres decidieron no operarla, porque era muy riesgoso, y mostraban como era su vida.


Medith comentó hace 5 años

Muy buena nota !


MaRi09 comentó hace 5 años

Muy Buen Articulo ! Me gusto !


BRISITA08 comentó hace 5 años

Es una nota muy conmovedora....Con la ayuda de Dios todo se puede. Felicitaciones a los especialistas , mucha fuerza a Milgragros y fe y esperanza para la familia.


maringrid comentó hace 5 años

Esta nota es especialmente conmovedora... No hay duda de que Dios ha estado en esos padres, en esa niñita y en los increíbles médicos que actuaron, no solamente como excelentes profesionales, sino como grandes seres humanos. Un enorme ejemplo a seguir!


roxane comentó hace 5 años

cuantos medicos como este nos hace falta,en el mundo,que Dios lo bendiga Dr Rubio,y que Milagros este bien


martu110 comentó hace 5 años

Muy bella nota!!


Cari_BB comentó hace 5 años

MUy bien y muchas fuerzas !!! Sigan adelante !!


yasmil comentó hace 5 años

Realmente maravilloso.!!!! Hay muchos medicos excelentes, se nota que han puesto todo su amor de "padre" en esta operacion. Dios bendiga a Milagros y su familia.


lucioleonetti comentó hace 5 años

que maravilla de doctores ,felicitaciones


lucioleonetti comentó hace 5 años

que maravilla de doctores ,felicitaciones


strelmar comentó hace 5 años

Felicidades a los medicos y a la familia de Milagros!!!


prisila comentó hace 5 años

felicitaciones!!!!


sathya comentó hace 5 años

felicito a la familia y al Dr que nota


lucioleonetti comentó hace 5 años

felicitaciones a los doctores que se animaron a hacer esta operacion tan complicada.


Nessa comentó hace 5 años

la vdd q un gran y bello milagro


Kampy comentó hace 5 años

Exelente participacion,un milagro de dios.


Noeve comentó hace 5 años

La verdad que me emociono cuando leo estas historias de vida....tuve a mi hija con graves problemas de salud al nacer y todos los dias le doy gracias a Dios por tenerla conmigo, y le doy gracias a todo el equipo medico que la atendio en su momento, los cuales pusieron de manifiesto su vocacion de servicio y generosidad humana. Excelente nota, excelentes medicos!


alejandraamad comentó hace 5 años

todo un milagro


natito1906 comentó hace 5 años

Me hizo llorar esta historia, excelente ver el lado humano que demuestran algunos profesionales


pepiro comentó hace 5 años

En la television pasaron de otra niña en Norteamerica, Felicitaciones al doctor y sus ayudantes.


sory37 comentó hace 5 años

me alegro que haya medicos que hagan tanto bien ,yo debido a mi enfermedad conoci no solo a un gran medico sino tambien a un gran ser humano que se preocupo pr mi ypor lo que estaba pasando sinceramente felicitaciones a estos grandes profesionales .


gracimer comentó hace 5 años

Dr Rubio ,Felicitaciones!!


roxane comentó hace 5 años

DR RUBIO,LO FELICITO Y ESTA HISTORIA ME CONMOVIO MUCHO


lucascuen comentó hace 5 años

...


castor177 comentó hace 5 años

Qué caso increíble! Pero gracias a Dios hay gente buena y por ellos pasan cosas buenas.


hydra comentó hace 5 años

I_M_P_R_E_S_I_O_N_A_N_T_E!!!!! Me emocione hasta las làgrimas. Un ser de luz estuvo junto a Milagros!!!!


negralinda comentó hace 5 años

>Bravo por estos medicos, que cumplen con creces con su labor!! espero que se gaste mucho dinero en perfeccionar a los medicos constantemente,que se hagan investigaciones a nivel cientifico y que cada ser humano tenga la oportunidad de una vida mejor!! que los gobiernos de todos los paises aprendan a utilizar los dineros de sus naciones en cosas tan importante como salud, y educacion!! con solo estas cosas tan simple y a su vez tan importante seremos cada vez mas grandes seres!!!


Meli221 comentó hace 5 años

INCREIBLE LA NOTA!!! HERMOSA HISTORIA...


danipelo20 comentó hace 5 años

Se nota que el Dr. Rubio siente su profeción y no la ejerce sólo por dinero, como hacen muchos médico.


Marinamar48 comentó hace 6 años

Al Dr. RUBIO: ¡¡¡¡ GRACIAS !!!!! ES UD. UN ANGEL TERRESTRE, UN SER DE LUZ BLANCA Y DE AMOR. DIOS colmará su vida de Bendiciones, alegrias y mucho mucho AMOR.


Palabras Relacionadas

bebes drama emociones