10 formas de tomar mejores decisiones

10 formas de tomar mejores decisiones

Conocé los consejos que dan los científicos para elegir la opción más conveniente.

Publicado por Selecciones.com


LAS DECISIONES SON EL PAN DE CADA DÍA; siempre estamos tomándolas, desde las pequeñas e intrascendentes hasta las que nos cambian la vida. Sin embargo, a veces optamos por el camino menos acertado y quedamos disconformes o arrepentidos. ¿Aporta la ciencia alguna solución?

Casi todos desconocemos los procesos mentales que nos llevan a tomar una decisión, pero recientes hallazgos de psicólogos y neurobiólogos podrían ayudarnos a obtener mejores resultados. A continuación presentamos diez de las fascinantes estrategias que han descubierto.


1 No tenga miedo a las consecuencias

YA SEA QUE SE DEBA ELEGIR ENTRE UN AUTO nuevo y una casa mejor, o incluso con quién casarnos, la mayoría de las decisiones implica un pronóstico: imaginamos cómo nos harán sentir las opciones que tenemos, y casi siempre elegimos la que creemos que nos hará más felices. Sin embargo, este “pronóstico afectivo” es incorrecto. La gente suele sobreestimar los efectos, buenos o malos, de sus decisiones. “El placer derivado de la mayoría de los hechos es menor y más efímero de lo que suponemos”, señala el psicólogo Daniel Gilbert, de la Universidad Harvard. Esto se aplica a hechos tan banales como ir a comer afuera o tan serios como perder un trabajo.

Una causa importante de que pronostiquemos mal es la aversión a perder: la idea de que una pérdida nos dolerá más de lo que nos complacería una ganancia equivalente. Sin embargo, Gilbert demostró que si bien este miedo influye en la toma de decisiones, cuando una persona en efecto sale perdiendo, la experiencia le resulta mucho menos dolorosa de lo que temía.

¿Qué hay que hacer entonces? En vez de volver la mirada hacia dentro e imaginar cómo lo hará sentir determinada decisión que usted tome, busque a alguien que haya optado por la misma alternativa y vea cómo se sintió. No se olvide de que, sin importar lo que le depare el futuro, sin duda le dolerá o complacerá menos de lo que se imagina.


2 Confíe en su intuición

AUNQUE SUELE CREERSE QUE TOMAR BUENAS decisiones exige tiempo, a veces una elección intuitiva resulta igualmente buena o mejor. Janine Willis y Alexander Todorov, de la Universidad de Princeton, observaron que tardamos una décima de segundo desde que vemos una cara nueva para formarnos un juicio sobre lo competente, fiable, agresiva, simpática y atractiva que es una persona. Si nos dan más tiempo —hasta un segundo—, antes que rectificar nos reafirmamos en nuestros juicios instantáneos.

Es razonable suponer que cuanta mayor información tiene usted sobre una cuestión, más racionales serán sus decisiones al respecto. Paradójicamente, a veces cuanta más información tenga, mejor resultado obtendrá si confía en su intuición.

Ap Dijksterhuis, de la Universidad Radboud, de Holanda, observó que cuando un grupo de compradores de artículos sencillos, como ropa, consideraban las distintas opciones, semanas después quedaban más satisfechos con sus decisiones. Sin embargo, tratándose de artículos más complicados, como muebles, quienes confiaban en su intuición quedaban más contentos.

El investigador concluye que esta toma de decisiones inconsciente también puede aplicarse a ámbitos como la administración y la política.


3 Considere sus emociones

SE DIRÍA QUE LOS SENTIMIENTOS SON ENEMIGOS de la toma de decisiones, pero en realidad son esenciales a ella. Decidir pone en marcha el sistema límbico, centro emocional del cerebro. Al estudiar a pacientes con daño en este sistema, el neurobiólogo Antonio Damasio, de la Universidad del Sur de California, observó que no podían decidir cuestiones tan básicas como qué comer o cómo vestirse. Según él, esto puede deberse a que el cerebro guarda recuerdos emotivos de las decisiones pasadas y los usa para tomar las presentes.

No obstante, decidir bajo el efecto de una emoción puede afectar el resultado. En un estudio, Nitika Garg, de la Universidad de Mississippi, y Jeffrey Inman y Vikas Mittal, de la Universidad de Pittsburgh, observaron que los consumidores enojados tendían a aceptar lo primero que se les ofrecía en vez de considerar otras opciones.

Aparentemente, el enojo nos vuelve impulsivos, egoístas y afectos a correr riesgos. Como los sentimientos afectan nuestro juicio y nuestra motivación, es mejor no tomar decisiones importantes mientras se está bajo la influencia de alguno. Sin embargo, por raro que parezca, hay una emoción que parece ayudarnos a decidir mejor. Los investigadores estadounidenses observaron que las personas tristes se tomaban su tiempo para analizar las opciones que tenían, y terminaban eligiendo las mejores. De hecho, muchos estudios indican que los individuos deprimidos tienen la visión más realista del mundo. Los psicólogos incluso han acuñado un término para designar esta visión: realismo depresivo”.


4 Haga de abogado del diablo

¿ALGUNA VEZ HA DISCUTIDO CON ALGUIEN sobre un tema polémico y se ha sentido frustrado porque su interlocutor recurría sólo a pruebas que respaldaban su propia opinión y hacía caso omiso de cualquier argumento que la rebatiera? Esta actitud, llamada prejuicio de la confirmación omnipresente, constituye un problema cuando nos hace creer que estamos tomando una decisión sopesando las alternativas, cuando en realidad ya hicimos una elección que queremos justificar.

Decidir bien es algo más que aferrarse a los datos y cifras que apoyan la opción por la que ya nos hemos decidido. Sin duda, buscar pruebas que pudieran demostrarnos que estamos en un error es un proceso doloroso. “Deberíamos admitir que es muy difícil ser del todo objetivos”, señala el psicólogo Raymond Nickerson, de la Universidad Tufts, en Massachusetts. “Quizá nos convendría reconocer que ese prejuicio existe, y que todos lo tenemos”. Así, por lo me­nos, sostendremos nuestros puntos de vista de manera menos dogmática y decidiremos con mayor humildad.


5 Cuidado con las comparaciones

A VECES BASAMOS NUESTRAS DECISIONES en datos y cifras irrelevantes. En un estudio clásico sobre este efecto del punto de comparación, Daniel Kahneman y Amos Tversky pidieron a los participantes calcular el porcentaje de los paí­ses africanos afiliados a la ONU. Antes de responder debían hacer girar una rueda con números del 0 al 100 y decir si el número resultante era mayor o menor que dicho porcentaje. Los sujetos del estudio no sabían que la rueda estaba manipulada para detenerse en el 10 o en el 65. Aunque este hecho no tenía relación con la pregunta, influyó mucho sobre las respuestas. Los participantes a quienes les tocó el 10 calcularon un 25 por ciento, en promedio, mientras que aquellos a quienes les tocó el 65 calcularon un 45 por ciento. Aparentemente, pues, las respuestas se basaron en el giro de una rueda.

Lo mismo ocurre cuando vemos artículos con etiqueta de “rebajado” en un comercio: utilizamos el precio original como punto de comparación para juzgar el rebajado, que entonces nos parece una ganga, aunque en términos absolutos no lo sea. ¿Cómo podemos vencer este efecto? “Es muy difícil evitarlo”, admite el psicólogo Tom Gilovich, de la Universidad Cornell. Una estrategia podría ser utilizar puntos de comparación que lo contrarresten, pero aun eso es difícil. “Como no sabemos cuánto nos ha afectado el primer punto de comparación, es difícil neutralizarlo”, agrega.


6 No lamente lo irremediable

¿USTED ES DE LAS PERSONAS QUE EN EL FONDO del armario guardan una prenda que ya no les queda? Ocupa espacio útil, pero se niegan a desecharla porque les costó una fortuna. La fuerza que motiva esta mala decisión se llama la falacia de la inversión cuantiosa. En los años 80 Hal Arkes y Catherine Blumer, de la Universidad Estatal de Ohio, demostraron la facilidad con que nos dejamos engañar por ella.

Hicieron creer a un grupo de estudiantes que les vendían reservas para un viaje de fin de semana a un lugar de esquí por 100 dólares. Luego les ofrecieron un viaje más barato —de 50 dólares— a un centro turístico de mejor calidad. No fue sino hasta después de que los estudiantes hubieron pagado las reservas cuando se les dijo que ambos viajes tendrían lugar el mismo fin de semana, y que debían decidirse por uno. Por extraño que parezca, la mayoría eligió el viaje menos atractivo y más caro debido a la mayor suma ya invertida en él.

La razón de esto es que cuanto más gastamos en una cosa, más comprometidos nos sentimos con ella. La inversión no tiene que ser económica. ¿Quién no ha perseverado en la lectura de un libro aburrido mucho después de que le habría convenido desistir? Para evitar que esto influya en sus decisiones, no se olvide de que llega un momento en que debemos abandonar los empeños infructuosos.


7 Cambie su óptica

A VECES TOMAMOS DECISIONES irracionalmente influidas por la manera en que se presentan las opciones. Este efecto, llamado del planteamiento, explica por qué preferimos los bocaditos con “el 90 por ciento menos grasas” a los que se anuncian con “un 10 por ciento de grasas”. Sentimos una marcada atracción por las opciones que parecen entrañar ganancias, y aversión por las que parecen representar pérdidas.

En un estudio publicado en 2006, Benedetto De Martino y Ray Dolan, del University College de Londres, observaron la reacción del cerebro a este efecto con tomografías de resonancia magnética. Las imágenes mostraron una actividad muy intensa en la amígdala (parte del centro emocional del cerebro) cuando la persona se dejaba llevar por el planteo. Los individuos menos susceptibles presentaron la misma actividad en la amígdala, pero fueron más hábiles para suprimir esta reacción emocional inicial al poner en juego otra región, la corteza prefrontal orbital y medial, que tiene fuertes conexiones con la amígdala y con zonas relacionadas con el pensamiento racional. De Martino señala que las personas con daños en dicha corteza tienden a ser más impulsivas.

Aunque lo anterior no significa que podamos aprender a sustraernos a este efecto, es importante saber que existe, agrega De Martino. La experiencia y la educación pueden contrarrestarlo, y aun los más propensos a él podemos hacer algo para evitarlo: analizar nuestras opciones desde varios ángulos.


8 Evite la presión social

Aunque usted se considere un individuo resuelto, nadie es inmune a la presión social. En 1971, un experimento que se realizaba en la Universidad Stanford, en California, se tuvo que interrumpir cuando un grupo de estudiantes que representaban el papel de celadores de una prisión empezaron a ejercer violencia psicológica contra otros que representaban a los presos. Desde entonces los estudios han demostrado que los grupos de individuos que comparten intereses tienden a convencerse de adoptar posturas extremas, y que tienen mayores probabilidades de tomar decisiones arriesgadas que quienes actúan solos. Estos efectos explican en parte la peligrosa conducta de las pandillas y el radicalismo de los fanáticos.

¿Cómo evitar la presión social negativa? En primer lugar, si cree que va a tomar una decisión sólo por complacer a su jefe, piénselo mejor. Si pertenece a un grupo, nunca dé por sentado que sabe más que usted, y si todos están de acuerdo, represente el papel de abogado del diablo. Por último, desconfíe de las situaciones en que la responsabilidad esté distribuida entre demasiadas personas; es en ellas donde se corre más riesgo de tomar decisiones irresponsables.


9 Reduzca su gama de opciones

QUIZÁS USTED PIENSE QUE ES BUENO tener muchas opciones, pero considere que se deriva más placer de un chocolate elegido entre cinco que entre 30, según la psicóloga Sheena Iyengar, de la Universidad Columbia, en Nueva York, quien estudia la paradoja de las opciones: aunque nos parezca mejor tener muchas, es preferible que sean pocas.

Cuantas más opciones hay, más exigen a nuestra capacidad para procesar información, lo que puede confundirnos, hacernos perder tiempo, aumentar el riesgo de error y dejarnos insatisfechos con nuestra decisión.

Las personas más afectadas por esta paradoja son aquellas que estudian detenidamente todas las opciones antes de decidir. Esta estrategia es buena sólo si el número de opciones es reducido. En cambio, los individuos que tienden a elegir lo primero que satisface sus necesidades sufren menos. “Si la intención es conformarse con algo ‘razonablemente bueno’, la presión disminuye y la tarea de elegir una opción entre muchas se vuelve más manejable”, explica Barry Schwartz, psicólogo de la Universidad Swarthmore, en Pensilvania.

Así, en vez de buscar una cámara digital ideal, pregunte a un amigo si está contento con la suya. Si lo está, quizás a usted también le guste, agrega Schwartz. Aun en situaciones en que una elección le parezca demasiado importante para conformarse con lo mínimo satisfactorio, procure limitar sus opciones.


10 Pida a otra persona que decida

SOLEMOS CREER QUE QUEDAREMOS más conformes si decidimos solos, pero a veces, sea cual sea el resultado, el propio proceso de elegir nos deja insatisfechos. En esos casos es preferible ceder la responsabilidad a otro.

En 2006 Simona Botti, de la Universidad Cornell, y Ann McGill, de la Universidad de Chicago, publicaron varios experimentos sobre esta estrategia. En uno, los individuos tenían que elegir entre varios artículos sin información que los orientara. Cuando se les preguntó cuál era su grado de satisfacción con el resultado y con la decisión tomada, todos dijeron estar menos satisfechos que aquellos a quienes simplemente se les asignó una opción. La razón, según los investigadores, es que quienes eligieron no se atribuyeron ningún mérito aunque su decisión hubiera sido buena, y aun así la idea de no haber optado por lo mejor los agobiaba. Aun en los casos en que se les daba un poco de información previa (pero no la suficiente para que se sintieran responsables del resultado), no se sentían más felices de elegir que si fuese otro el que lo hiciera por ellos.

Según Botti y McGill, estos hallazgos tienen importantes implicaciones para las decisiones triviales o desagradables. Deje, por ejemplo, que otro elija el vino en el restaurante. También podría sentirse mejor si deja ciertas decisiones en manos de un profesional. “Suele creer­se que elegir produce felicidad —concluyen—, pero a veces no es así”.

Dejá tu comentario

Usuarios registrados Ingresar Conectar con Facebook

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

30 COMENTARIOS

ferramian comentó hace 5 años

Buenísima esta nota!!!


natylehmann comentó hace 5 años

Muy buen articulo!!!! Gracias !!!


joseluis13 comentó hace 6 años

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, el ejercicio hace que el cerebro sea más sensible a las hormonas que promueven la saciedad, y además de esto, señalan que hacer ejercicio ayuda al cerebro a tomar las decisiones correctas y más saludables. Sobre todo en lo que respecta a tu alimentación, ya que es especialmente útil para promover el control de lo que comes, y la dieta que decides seguir. De esta manera podrás combinar ejercicio, bienestar, salud y buena alimentación… ¡debes empezar hoy mismo!


evaines comentó hace 6 años

Muy bueno el articulo es de gran ayuda.


Laury_bel comentó hace 6 años

Buenos consejos, buen articulo!


nonita1948 comentó hace 6 años

excelente articulo


normitat comentó hace 7 años

muy buen articulo


danideri comentó hace 7 años

Cada uno tiene que tomar sus propias decisiones, a veces el consejo de un tercero es positivo, como otras veces no. Depende de como somos nosotros, como nos comprotemos a diario etc......


Marujader comentó hace 7 años

Para tomar en cuenta!!!!!


Fanny75 comentó hace 8 años

Muy interesante la nota


coroi comentó hace 8 años

Es un artículo interesante.


Greis07 comentó hace 8 años

MUY INTERESANTE LA NOTA!!!!!


roxane comentó hace 8 años

Excelente,esta nota¡¡¡¡¡¡¡


Medith comentó hace 8 años

muy buen articulo


martu110 comentó hace 8 años

Muy buena nota!!!


MaRi09 comentó hace 8 años

Muy buen artículo !! INteresante !!


prisila comentó hace 8 años

exelente!!!


Cari_BB comentó hace 8 años

Excelente articulo ! Me encanto ! Me gustaron muchos los consejos!


castor177 comentó hace 8 años

Que buenos consejos hay en esta nota.


pepiro comentó hace 8 años

Las decisiones de acuerdo a que sea lo que competa las tomo solo o con mi esposa.Tambien creo que es de acuerdo a la edad de cada uno.


adrimorocha comentó hace 8 años

Por mi profesión estudié sobre esto, pero siempre viene bien repasar un poco y encontrar algo novedoso. Gracias!!


abuelopedro comentó hace 8 años

interesante nota,,, para tener en cuenta


abuelopedro comentó hace 8 años

10 CONSEJOS, MUY BUENOS, GRACIAS


negralinda comentó hace 8 años

MUY BUENO, CREO QUE TODAS LAS DECISIONES SON IMPORTANTES, SI NO, NO LAS TENDRIAMOS QUE TOMAR, SOLO DEJARLAS LLEGAR!!


Meli221 comentó hace 8 años

Qué es la toma de decisiones Los gerentes, por definición, son tomadores de decisiones. Uno de los roles del gerente es precisamente tomar una serie de decisiones grandes y pequeñas. Tomar la decisión correcta cada vez es la ambición de quienes practican la gerencia. Hacerlo requiere contar con un profundo conocimiento, y una amplia experiencia en el tema. Las decisiones Una decisión es un jucio o selección entre dos o más alternativas, que ocurre en numerosas y diversas situaciones de la vida (y por supuesto, la gerencia). El proceso de toma de decisiones En lineas generales, tomar una decisión implica: 1. Definir el propósito: qué es exactamente lo que se debe decidir. 2. Listar las opciones disponibles: cuales son las posibles alternativas. 3. Evaluar las opciones: cuales son los pro y contras de cada una. 4. Escoger entre las opciones disponibles: cual de las opciones es la mejor. 5. Convertir la opción seleccionada en acción. Tipos de decisiones en Gerencia * De rutina: las mismas circunstancias recurrentes llevan a seleccionar un curso de acción ya conocido * De emergencia: ante situaciones sin precedentes, se toman decisiones en el momento, a medida que transcurren los eventos. Pueden tomar la mayor parte del tiempo de un gerente. * Estratégicas: decidir sobre metas y objetivos, y convertirlos en planes específicos. Es el tipo de decisión mas exigente, y son las tareas más importantes de un gerente. * Operativas: son necesarias para la operación de la organización, e incluye resolver situaciones de “gente” (como contratar y despedir), por lo que requiere de un manejo muy sensible Como tomar decisiones Un gerente debe tomar la mejor decisión posible, con la información que tiene disponible (que generalmente es incompleta). Esto se puede hacer de dos formas: * Decisiones intuitivas: se decide en forma espontánea y creativa. * Decisiones lógicas o racionales: basadas en el conocimiento, habilidades y experiencia. Para estas últimas, la literatura gerencial ofrece una amplia gama de herramientas, como: análisis de pareto, árboles de decisión, programación linear, análisis costo-beneficio, simulación, matriz DOFA, análisis “what if”, modelos y hojas de cálculo, entre otros.


Linchi comentó hace 9 años

Buen resumen de ideas cientificas. Siempre es atractivo conocer mas de aquello que no sabemos y aporta de manera sencilla datos que se relacionan con lo individual psicologico y su incidencia en la cultura social. Que os sirva como a mi!. gracias.


bonetto comentó hace 9 años

Muy buena la nota, la verdad que soy una persona a la que le cuesta bastante tomar decisiones, sobre todo cuando son importantes y que pueden cambiar mucho la vida de uno y de los demás. De todas formas estaría bueno tomar alguno de los consejos y ponerlos en práctica.


negralinda comentó hace 9 años

buenisima la nota, gracias por colocarla nuevamente para leerla ya que veo que es de hace un tiempo atras¡¡¡¡tienen mucha razon en monton de situaciones.- pero creo que lo ms veridico es, no tenemos que sentir culpa por haber comprado o echo algo, ya está,!!! (siempre y cuando no se dañar a alguien no??).- competa nota, me gustó.


marssela2001 comentó hace 9 años

Muy interesante la nota, nos ayuda a clarificar las ideas a la hora de tomar decisiones


laurita9 comentó hace 9 años

Muy buena la nota. En lo personal me ayudó mucho. Tengo que omar una decision importante en mi vida y esta nota ayudo a clarificar mis ideas para tomar la mejor decisión.


Palabras Relacionadas

ciencia consejos psicología relaciones